Hasta la tarde de ayer un total de 11.357 personas habían informado a los comités de emergencia su condición de desplazados a causa de las inundaciones, pero las autoridades estiman que podrían ser el doble. En la contabilización oficial el Sinae indicó que había 6.005 desplazados en Artigas, 2.942 en Salto, 2.357 en Paysandú, 51 en Río Negro y 2 en Florida.

Responsables de la Comisión Técnica Mixta de Salto Grande (CTM) estiman que el pico de la crecida del río Uruguay ya ha llegado. Las mediciones indican que la cota de la represa ascendió a los 37,20 metros y que fue necesario aplicar una maniobra de control para causar menos impacto a las ciudades entrerrianas y de Salto y Paysandú.

Frente al puerto de Salto el nivel de las aguas llegó a 16,30 metros y puede tener una oscilación hasta alcanzar un máximo de 16,50 metros. Esa altura se mantendría estable hasta el 5 de enero de 2016 si no se registran neuvas precipitaciones.

Marcos García, director del Centro Coordinador de Emergencia Departamentales (Cecoed) de Paysandú, confirmó a El País que en su departamento hay anotados 2.357 desplazados, pero el número real (incluyendo a los no registrados) podría ser el doble.

El intendente de Salto, Andrés Lima, estimó que si el río comenzara a descender, “se puede pensar en el operativo retorno que ya venimos planificando, pero eso va a depender de las condiciones de la bajante cuando el embalse desagote los volúmenes de agua que acumuló de más y que han sido históricos”, dijo.

No obstante, Lima informó que se está gestionando la utilización de cuatro liceos de Secundaria para el caso de tener que albergar a más familias que sean desplazadas por la creciente.
El jefe comunal insistió en que se necesita para los damnificados pañales para niños y adultos mayores, alimentos, colchones y artículos de limpieza. En Salto las muestras de solidaridad se están dando de manera directa. Los empresarios y particulares vienen haciendo aportes llevando las donaciones directamente a los campamentos de seplazados.

Retorno.

Los datos oficiales manejaban ayer que el nivel del río Cuareim en la ciudad de Artigas seguía descendiendo.

La bajante permite comenzar a realizar las primeras etapas del operativo llamado “Retorno responsable” que implica la vuelta a los hogares de manera segura.

Para ello se desarrollan intensas tareas de inspección de viviendas por parte de las autoridades y técnicos de Bomberos, UTE, OSE, Intendencia y Salud Pública.

Récord.

Los expertos estiman que este fenómeno se ha convertido en la segunda inundación más grave de Uruguay, solo superada por la que se produjo en el año 1959, cuando no existía la represa hidroeléctrica de Salto Grande.

Hasta el momento el Ejército Nacional ha movilizado a más de 200 efectivos de la División III, con jurisdicción del río Negro al norte. A esto se suma el trabajo de 40 vehículos de distinto tipo que se desplegaron en la zona de emergencia.

La Armada envió hacia el litoral a dos de sus buques para colaborar con la asistencia a los evacuados de Artigas, Salto y Paysandú. Los efectivos participarán en tareas de rescate, control del tráfico fluvial y relevamiento de evacuados.

El Regimiento de Caballería X, con sede en la ciudad de Artigas, suspendió las licencias previstas para estas fechas debido a que la unidad no daba abasto con el personal en funciones.

EL PAIS