El sector hotelero sufre una marcada caída de la actividad en Montevideo. Luego de una mala temporada turística el comienzo del año acentuó los números rojos y la perspectiva de los propietarios no es la mejor. Entre marzo y abril los hoteles tuvieron su nivel de ocupación en prácticamente la mitad de la capacidad locativa…

El sector hotelero sufre una marcada caída de la actividad en Montevideo. Luego de una mala temporada turística el comienzo del año acentuó los números rojos y la perspectiva de los propietarios no es la mejor.

Entre marzo y abril los hoteles tuvieron su nivel de ocupación en prácticamente la mitad de la capacidad locativa y los empresarios observan cómo su rentabilidad continúa siendo afectada por esta razón y por costos operativos y salariales.

El presidente de la Asociación de Hoteles y Restaurantes del Uruguay, Juan Martínez Escrich, dijo a El País que la pasada temporada de verano ya marcó un freno en la actividad. Y en post temporada el nivel de la ocupación en los hoteles continúa con esa tendencia. En años normales, los hoteles montevideanos tenían un nivel de ocupación que oscilaba entre el 75% y 80%.

Este año, ese porcentaje es entre 45% y 50%. Las razones que esgrimen los hoteleros es que llega menos visitantes desde Europa porque la plaza local ya no es observada como atractiva por los turistas y, además, se está percibiendo una baja en la llegada de uruguayos que residen en el extranjero.

Estos hechos se suman a una caída en el arribo de visitantes argentinos, que se vio afectado por la aplicación de medidas cambiarias en el vecino país para el retiro de dólares. Estas medidas se sintieron en el sector hotelero y los propietarios debieron realizar promociones y descuentos para captar a los visitantes argentinos.

A pesar de eso, Martínez Escrich afirmó que “en esta temporada vino turismo argentino con un gasto promedio mucho más bajo del que tenía antes y una estadía promedio también más baja”.

La situación no se revirtió luego de la temporada. “Después del verano tuvimos un parate total; Montevideo sufrió enormemente esa situación”, dijo Martínez Escrich.

El empresario agregó que a la baja de actividad se sumó la fuerte incidencia de los altos costos internos del sector en el resultado de las empresas.

“Los costos salariales, los impuestos y las tasas que se pagan de servicios público, son tres elementos que subieron más que la inflación”, indicó.

Pero los hoteleros no trasladan esos aumentos a sus tarifas. “No podemos subir los precios porque nos quedamos fuera de mercado. Entonces, la pérdida de rentabilidad que se genera en bastante importante”, expresó el presidente de la AHRU.

En la actualidad hay unos 90 hoteles en Montevideo y se siguen construyendo establecimientos. Y eso, para los empresarios ya establecidos se convierte en un problema.

“La gente ve con buenos ojos que se construyan hoteles por todos lados. Está bien en cuanto a la mano de obra y las nuevas posibilidades de trabajo. Pero la oferta está siendo un poco desmedida; la torta es la misma y cada vez habrá menos migas para repartir entre todos”, afirmo Martínez Escrich.

Esa mayor oferta, al decir de los empresarios, llevará a que haya menos ocupación promedio por establecimiento y una posterior rebaja de los precios. El resultado para los hoteleros es simple: una nueva pérdida de rentabilidad.

Cuidados

El sentir de los propietarios de los establecimientos es que no se está cuidando a Montevideo y los principales balnearios como destinos turísticos. “Montevideo sigue sucia y rota. Eso afecta. Lo mismo pasa en Maldonado”, dijo Martínez Escrich.

Además, se le presta poca atención al cuidado de los espacios públicos y la seguridad. “Siempre nos jactamos que comparativamente estamos mejor que otros destinos en cuanto a la seguridad. Pero si nos comparamos con nosotros mismos años atrás, estamos complicados”, aseguró el empresario.

Los hoteleros entienden que no se les ofrece ningún diferencial a los extranjeros para que opten por Uruguay para sus vacaciones. Mencionó un encuentro de días atrás con operadores de turismo alemanes. “Nos dijeron que a veces para llegar desde Uruguay hasta Alemania tienen que hacer veinte horas de avión. ¿Qué ofrecemos de diferente para que alguien opte por Uruguay cuando a dos horas de vuelo tienen el Mediterráneo?”, preguntó Martínez Escrich.

Sostuvo que la seguridad se convierte en un tema fundamental y el sector gastronómico es uno de los que más lo está sufriendo en la actualidad.

Recordó palabras de Tabaré Vázquez cuando asumió como presidente que señaló que el Uruguay turístico debía ser seguro o de lo contrario no existiría. “Hoy copan los establecimientos a mano armada y roban hasta a los comensales. Hay que tener mayor cuidado. Si perdemos la tranquilidad y la seguridad para los visitantes muy poco podremos hacer para retenerlos”, dijo.

Mejora en las tarifas públicas

Los propietarios de los establecimientos han mantenido reuniones con jerarcas del Ministerio de Turismo para intercambiar sobre posibles medidas que contribuyan a un mejoramiento en los costos internos. Una de las propuestas de los hoteleros consiste en generar ahorro en el consumo de electricidad o de agua potable, como así también el uso de energías renovables en sus locales para obtener beneficios o descuentos en las tarifas de las empresas públicas y con eso mejorar la rentabilidad de las empresas. “No utilizamos la palabra crisis, pero sí estamos en una situación de alerta”, manifestó Martínez Escrich.

http://www.elpais.com.uy/economia/noticias/alerta-sector-hotelero-fuerte-caida.html