El directorio de Ancap se reunirá esta tarde, y aunque no está previsto formalmente en el orden del día, comenzará a analizar el precio de los combustibles y una eventual modificación. El viernes pasado el ministro de Economía, Alejandro Atchugarry, había adelantado que hasta el momento las previsiones de que el petróleo bajaría fuertemente luego…

El directorio de Ancap se reunirá esta tarde, y aunque no está previsto formalmente en el orden del día, comenzará a analizar el precio de los combustibles y una eventual modificación.

El viernes pasado el ministro de Economía, Alejandro Atchugarry, había adelantado que hasta el momento las previsiones de que el petróleo bajaría fuertemente luego de la guerra en Irak no se han dado y esto obliga a estudiar la situación.

“Es un tema para analizar la semana que viene. Vamos a analizar. Sigamos pensando que podremos tener alguna mejor respuesta por el lado del valor del crudo” comentó el ministro.

El presidente de Ancap, Jorge Sanguinetti, ha dicho que el precio de referencia que la empresa toma para fijar el precio de los combustibles es de U$S 25 y que la cotización actual del crudo (en Estados Unidos cerró a U$S 30,6) hace que el ente esté absorbiendo pérdidas.

A mediados de abril, Ancap había decidido una baja promedio del 12% en las naftas que provocó en mayo un incremento en el consumo con respecto a marzo del 16,6%.

El director de Ancap, Fernando Saralegui, propondrá hoy al directorio que “antes de subir los combustibles bajemos fuertemente los costos internos”.

Como ejemplo mencionó la división portland de Ancap, que da pérdidas de U$S 4,5 millones al año. “Hoy estamos en condiciones de ir a una asociación integral con la empresa argentina Loma Negra que nos permita eliminar esas pérdidas”, comentó.

TASA MUNICIPAL. También dijo que la tasa de inflamables que cobra la Intendencia de Montevideo “no tiene contraprestación. Supuestamente es para supervisar los camiones que salen con combustible de la refinería, pero no se hace nada. Eso nos cuesta U$S 5 millones anuales”.

Además, dijo que “como empresa pública tenemos sobrecostos que las empresas privadas no tienen, como el Impuesto a la compra de Moneda Extranjera”.

Según Saralegui, asimismo hay que analizar una rebaja del servicio médico de Ancap. “Pagamos $ 1.300 por mes, tanto a los trabajadores activos como a los pasivos. Creo que puede ser una cifra más chica” puntualizó.

“Hagamos los deberes internos, porque sino siempre vamos a estar subiendo los combustibles cada vez que hay un aumento, en vez de tratar de adecuarnos a las circunstancias”, consideró el jerarca.

Por su parte, el director Pablo Abdala dijo que “no hay razones suficientes en este momento, como para aumentar los precios de los combustibles. Si bien hay diferencias entre el precio del petróleo en el mercado y el precio de referencia que tenemos, también es cierto que el dólar ha bajado y debemos ver el efecto de cada cosa con mucho cuidado, y creemos que la empresa puede absorber esa diferencia sin problemas”.