El Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP) implementará desde setiembre la obligatoriedad del registro de las “guías de carga” para el transporte, que apunta a sistematizar el seguimiento estricto de los camiones y los cargamentos que se desplazan por las rutas uruguayas. La idea es arrancar con las empresas de más 20 camiones con…

El Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP) implementará desde setiembre la obligatoriedad del registro de las “guías de carga” para el transporte, que apunta a sistematizar el seguimiento estricto de los camiones y los cargamentos que se desplazan por las rutas uruguayas.

La idea es arrancar con las empresas de más 20 camiones con tracción de más de 8.500 kilos ?unas 50 compañías? para después integrar, progresivamente, al resto de las firmas transportistas en el transcurso de un año. Por el momento, se hará hincapié en el buen uso de la Guía de Carga; el aspecto de fiscalización y multas quedará para más adelante.

Según las autoridades, el instrumento ?que se aplicará de forma electrónica? posibilitará “optimizar el uso de la flota”, contar con información en detalle del itinerario de las unidades, fomentar la formalidad y conocer en rigor “cómo se distribuye la capacidad de las rutas”.

La Guía de Carga nació con un decreto en 2001 ?que creó el registro de carga profesional? pero hasta el momento no ha sido aplicada por tratarse de documentos en papel, “imposibles de controlar”, dijo Humberto Perrone, de la Intergremial de Transporte Profesional de Carga (ITPC). Ahora, de la mano de la tecnología, la guía comenzará a rodar. La aplicación del sistema será “un cambio sustancial” en el transporte, dijo Perrone. “Es un blanqueo absoluto de todo el movimiento de cargas, que hoy en día es un caos. A partir de ahora todo lo que se mueve quedará registrado”, añadió.

Así, sostuvo, se “empieza a formalizar y registrar el movimiento de la economía: si entraron tantos camiones con trigo tienen que salir tantos camiones con harina. Se debe declarar todo antes, el peso, la carga, la ruta que se va a hacer”, señaló el gremialista.

Funcionamiento

El MTOP ha preparado un sistema electrónico por el que cada empresa transportista ingresa la información a través de una página web. Allí se incluirá el tipo de carga, el peso, el trayecto y el destino del camión. Además, se tendrán los datos de la Dirección General Impositiva (DGI), del Banco de Previsión Social (BPS) y del seguro respecto a la empresa transportista. La información estará también en línea con la Dirección Nacional de Aduanas (DNA) y se podrá obtener en tiempo real.

El MTOP contará con puestos de control fijos y sus operarios trabajarán con tabletas electrónicas. Con el ingreso del número de matrícula, se podrá saber si esa unidad tiene al día o no la Guía de Carga. Habrá también lugares de control automático, como los puestos de pesaje del MTOP. Ante la posibilidad de no contar con acceso a la página web en la ruta, la guía puede realizarse con anticipación, una ayuda para los que tienen los datos corroborados y todo el viaje programado con día y hora. O, de lo contrario, activarla mediante un mensaje de texto incluyendo un código. “Para cualquier control fijo o móvil vamos a verificar si la mercadería está o no con su guía activada”, dijo a El Observador el director nacional de transporte, Felipe Martín.

La supervisión del transporte internacional continuará tal como se ha realizado hasta el momento, con el seguimiento de los camiones gracias al precinto electrónico, de cuyo registro se encarga la DNA.

Luego de las pruebas, esa herramienta estará pronta para usar desde el mes próximo con “grandes cargadores”, aunque el director de Transporte aclaró que si faltara algún detalle prefería postergar el inicio de la instrumentación. El jerarca es optimista con relación al impacto positivo. “Permitirá conocer mejor al sector y cómo se desarrolla a lo largo del país, y saber sobre el movimiento de las distintas mercancías distribuidas según el rubro, como la madera, los granos, el cemento, la piedra caliza, la carne”, indicó Martín.

Fuente: EL OBSERVADOR  ECONOMIA 07/08/2013 Página 13