La Cámara Nacional de Comercio y Servicios del Uruguay oficializó la reelección de Horacio Castells como su presidente, quien puntualizó la opinión del conglomerado sobre algunos aspectos de la situación del país.La institución, que tiene como antecedente la Junta de Comerciantes de 1795 y luego en 21 de enero de 1867 la fundación de la…

La Cámara Nacional de Comercio y Servicios del Uruguay oficializó la reelección de Horacio Castells como su presidente, quien puntualizó la opinión del conglomerado sobre algunos aspectos de la situación del país.

La institución, que tiene como antecedente la Junta de Comerciantes de 1795 y luego en 21 de enero de 1867 la fundación de la Bolsa de Comercio, tiene un peso específico del 44 por ciento del PBI a través de sus 13.000 asociados y define como su razón de ser el ‘velar por el interés general del comercio y de todo el sector privado de la economía nacional’.

La Cámara es la que más aporta en materia de tributación al Estado ya que del total que éste recauda, el 76 por ciento proviene de ésta, mientras que el 18 por ciento lo aporta la industria y el 6 por ciento el agro.

Castells reiteró que la institución brega por una democracia real en el país y por la defensa de los contratos, ‘algo que no está tan claro que se respete como es debido’ y por una apertura comercial real ya que es la ‘única salida para un país chico de poder crecer y enriquecerse’.

Consultado sobre la próxima reforma tributaria, el empresario recordó que a fines de diciembre se presentó un proyecto de reforma fiscal por parte del gobierno ‘ sobre el cual teníamos algunos reparos’, pero ahora, se está trabajando sobre uno nuevo en el cual están participando todas las cámaras.

Para Castells ‘lo importante es que el sistema tributario sea cual sea, se pueda definir como justo y ecuánime, y que tenga un apoyo general de la sociedad’.

Advirtió, sin embargo ‘la solución de los países no pasa por el sistema tributario sino por ! la adecuación del Estado a la realidad del país y ese es nuestro problema, ese es el problema de Uruguay.

En Chile se llevó adelante una reforma tributaria pero lo fundamental, lo que hizo que diera el salto fue una baja del gasto, lo bajó un 30%. Otro ejemplo fue Nueva Zelanda que bajó en 70% el número de sus funcionarios públicos.’

Recordó que así como ‘en nuestras empresas no sobran funcionarios, tampoco lo deben hacer en las empresas del Estado donde sobran funcionarios.

Una solución podría ser darles un seguro de paro por dos años, pero hay que adecuar el Estado, hay otras medidas como por ejemplo la existencia de ministerios sectoriales con lo que nosotros no estamos de acuerdo porque hacen luchar a cada ministro por su sector y hay que mirar al Uruguay como un todo’.