Impulsadas por algunos de sus ex presidentes, la Cámara de Industrias (CIU), de Comercio y Servicios (CNCS), la Asociación Rural (ARU) y otras asociaciones empresariales discuten la conformación de una entidad de “cúpula” o “confederación” que les dé una posición más fortalecida para defender la propiedad privada, las instituciones democráticas, el Estado de derecho y…

Impulsadas por algunos de sus ex presidentes, la Cámara de Industrias (CIU), de Comercio y Servicios (CNCS), la Asociación Rural (ARU) y otras asociaciones empresariales discuten la conformación de una entidad de “cúpula” o “confederación” que les dé una posición más fortalecida para defender la propiedad privada, las instituciones democráticas, el Estado de derecho y la independencia de los poderes, entre otros valores que comparten, dijeron a Búsqueda fuentes del sector privado.

La idea es contar con una “plataforma común” que funcione como “un gran paraguas” que represente los intereses generales del empresariado y “sume fuerzas” para que “su voz sea más fuerte”, explicaron. “No tenemos un PIT-CNT empresarial”, ilustró una de las fuentes, aludiendo al fortalecimiento que la central de trabajadores logró durante los dos gobiernos del Frente Amplio.

“La idea es llegar a una confederación. No va a ser de un día para otro, hay un trabajo que se viene realizando hace bastante tiempo” con instituciones como la ARU, la CIU y la CNCS, pero la intención es que no sean sólo esas tres sino darles participación a otras gremiales que “comulguen” con los “conceptos básicos”, explicó un directivo de la cámara de empresarios fabriles.

Otro de los informantes agregó que desde fines del año pasado “hubo reuniones más amplias, con presidentes de otras gremiales, para discutir la conveniencia de armar un esquema de funcionamiento como se tuvo en su momento con el Cosupem (Consejo Superior Empresarial)”.Ése órgano funcionó en los años noventa y lo integraban laCIU, ARU, CNCS, Federación Rural, Cámara Mercantil, de la Construcción, de Turismo, de Broadcasters y la Asociación de Bancos. El Cosupem se fue diluyendo en la segunda Presidencia de Julio María Sanguinetti y se desarticuló bajo la administración de Jorge Batlle.

Un antecedente más reciente, que aglutinaba la visión del empresariado, se inició bajo la presidencia de Diego Balestra en la CIU, con las reuniones de 24 cámaras del sector privado que se realizaban en la sede de los industriales y que continuó su sucesor, Washington Burghi. Esa articulación gremial tuvo una postura crítica frente a la reforma laboral iniciada en el gobierno de Tabaré Vázquez (ley de negociación colectiva, de fueros sindicales, ocupaciones de los lugares de trabajo, de tercerizaciones, etc.).

Interna complicada. Algunos informantes dieron a entender que el nacimiento de la “confederación” empresarial o una figura similar enfrenta ciertos escollos.

Un ejecutivo señaló que la “labor del empresariado debería tener otra fuerza que la que tiene hoy” en temas de “carácter nacional”, que escapan a un interés sectorial, pero asumen que hay una “lucha interna” entre los que tienen posiciones moderadas y los que impulsan planteos más radicales y contrarios al gobierno.

Otros temen quedar excluidos de la etapa de discusión. “Están armando una cosa más restrictiva” y “el tema es si alguien se cree lo suficientemente fuerte y poderoso como para suponer que los demás no pueden colaborar”, cuestionó una fuente.

A nivel de empresarios ligados a la CIU, la ARU y la CNCS se llegaron a discutir aspectos “muy prácticos”, como temas estatutarios y los relativos al “equilibrio” en la representatividad, informaron otros ejecutivos. Ya hay “documentos internos” relacionados con la estructura gremial que se pretende crear.

Esas tres gremiales ya han fijado posiciones en conjunto a través de declaraciones públicas; en agosto de 2012 reclamaron el apego de los compromisos en el Mercosur ante medidas proteccionistas, y en febrero pasado velaron por el Estado de derecho, la separación de poderes y el respeto de los “fallos judiciales”, luego de que la Suprema Corte de Justicia declarara inconstitucional el “impuesto al campo” y el gobierno anunciara su intención de sustituirlo.

Mientras, directivos de la Federación Rural dijeron a Búsqueda que recibieron la invitación para conformar una “plataforma común” con esas tres cámaras, pero que aún no definieron qué posición adoptar.

Consultados por Búsqueda, el ex titular de la CNCS Alfonso Varela y el actual vicepresidente de la ARU, Gerardo García Pintos, afirmaron que se está trabajando en un estudio sobre la competitividad porque es una preocupación de las tres gremiales y negaron estar participando en reuniones para conformar “algo orgánico” o “estructurado”.

Fuente:  BUSQUEDA | PORTADA | Pag. 1 | 16/05/2013