Debe estar “en el centro de análisis” junto con la salarial.

El documento elaborado por la gremial indicó que actualmente se verifica que la economía atraviesa una situación de estancamiento y se percibe también un retroceso en determinados sectores de actividad que sufren en mayor medida la fase de mayor incertidumbre a nivel extra regional, así como la recesión económica de la región enfocados en Brasil y Argentina.

Sin embargo, expresó la cámara, para el caso de ambos países, las posibilidades de recuperación en el mediano plazo son más auspiciosas que en el comienzo de este año, lo cual incluso redundaría en registros positivos en sus niveles de actividad para el cierre de 2017.

En el corto plazo, indicó, la economía local continuará atravesando una situación de crecimiento cercano a 0% para lo que resta del año, sin evidenciar aún un importante despegue, pero sí dejando atrás una situación económica recesiva, al menos en términos globales.

En otro punto y refiriéndose a las relaciones laborales, los empresarios señalaron que “la mejora de la productividad de los trabajadores debe ser el foco de atención, a través de la capacitación continua y motivación del talento de cada persona”.

Además, “la flexibilidad salarial, horaria, así como a la hora de contratar y despedir personal, deberán estar en el centro de análisis, al mismo tiempo que garantizar la protección social de todos los trabajadores”, sostuvo.

El documento añadió uno de los factores en los cuales los inversores ponen foco de atención al momento de definir dónde colocar sus capitales, tiene que ver con las características del mercado de trabajo, es decir la disponibilidad de mano de obra necesaria para el desarrollo de su proyecto de inversión, junto con el funcionamiento del mismo, es decir el comportamiento de las relaciones laborales.

“Los países ganadores de la carrera, serán aquellos que sean capaces de anticiparse y prepararse lo antes y mejor posible ante esta nueva realidad en términos de necesidades de capital humano”, dijo la Cámara de Comercio.

“En definitiva hoy los países, y Uruguay no es una excepción, se juegan el partido en adaptarse de la mejor forma a las nuevas necesidades del mundo del trabajo en aquellos los sectores de actividad dinamizadores de las economías: los servicios”, agregó.

El informe sostuvo que la llamada “cuarta revolución industrial”, implicará nuevos puestos de trabajo, con la creación de nuevos sectores productivos, productos, procesos y servicios. Expresó que en ese contexto se utilizarán nuevas tecnologías, nuevas metodologías y organización del trabajo “lo cual redundará en nuevas necesidades en materia de capacitación de la fuerza laboral, al tiempo que se destruirán puestos de trabajo existentes y caducarán capacitaciones existentes”.

En ese sentido, manifestó que “para todos estos cambios tanto el sistema educativo como las regulaciones laborales deben estar preparadas y adaptarse de la mejor forma para que no se transformen en una traba a su desarrollo”.

En otro orden también marcó la necesidad de avanzar en el desarrollo de medidas de política que tengan como objetivo lograr un crecimiento de la economía de forma sostenible en el largo plazo.

Por último, se refirió a la firma de tratados comerciales. “La suscripción de este tipo de acuerdos ya sea con China o con otras economías de importancia para Uruguay tendrán efectos a nivel del comercio de bienes” y también generarán “efectos derrame sobre los diferentes actores al internalizar cambios en el desarrollo de nuevas tecnologías, así como en la atracción de nuevas inversiones”.

Fuente: http://www.elpais.com.uy/economia/noticias/comercio-pide-se-flexibilicen-despidos.html