Comercio prevé estancamiento económico este año y el próximo. Cuestionó falta de autocrítica del gobierno en cuanto al gasto público La Cámara de Comercio prevé que el estancamiento de la economía continúe hasta el año próximo. A su vez, entiende que el gobierno tiene poco margen de maniobra para variar la situación, ya que observa…

Comercio prevé estancamiento económico este año y el próximo. Cuestionó falta de autocrítica del gobierno en cuanto al gasto público

La Cámara de Comercio prevé que el estancamiento de la economía continúe hasta el año próximo. A su vez, entiende que el gobierno tiene poco margen de maniobra para variar la situación, ya que observa un debilitamiento de las políticas fiscales, monetarias y cambiarias. A nivel laboral, estimó que habrá unos 150.000 desocupados en el cierre del año.

Un informe de coyuntura realizado este mes por la Cámara de Comercio señaló que el escenario internacional y en mayor medida la compleja situación que atraviesa la región, se conjugan con los desequilibrios macroeconómicos que el país presenta en sus principales variables, haciendo que la actual fase de cambio de ciclo que atraviesa la economía no sea circunstancial y transitoria.

Por el contrario, sostuvo la gremial empresarial, bajo estas condiciones “es posible esperar una cierta permanencia de la situación de estancamiento económico para lo que resta del año y el próximo, alejándose la posibilidad de lograr un repunte de las actividades en el corto plazo que le permita al país converger a tasas de crecimiento potencial anuales en el orden del 3%”.

La cámara expreso que “queda claro que la realidad económica y las perspectivas en materia de reactivación económica en el corto plazo son escasas”, ante una serie de factores negativos como la pérdida de dinamismo en el consumo interno, la caída de las exportaciones y el freno de las inversiones junto con la persistencia de desequilibrios macroeconómicos como las presiones inflacionarias, el deterioro de las cuentas públicas o los problemas de competitividad sistémicos.

“Todo ello sumado a que se percibe desde el sector privado una cierta inacción o falla en la toma de decisiones políticas para combatir estos desequilibrios y lograr un repunte de la economía local más allá de los factores externos”, sostuvo el documento.

A su vez, señaló que las medidas anunciadas por el gobierno ?con las modificaciones en el Impuesto a la Renta de las Personas Físicas? con el fin de mejorar las cuentas públicas fueron tomadas fuera de tiempo. “No quedaban dudas que las finanzas públicas en el momento en que se votó la Ley de Presupuesto 2015-2019 ya estaban atravesando una situación de vulnerabilidad importante por lo que era necesario atacar lo más rápidamente posible para evitar en la medida de lo probables nuevos efectos recesivos sobre la actividad económica”, manifestó.

Añadió que se percibe una “falta de autocrítica por parte de las autoridades respecto a lo que ha ocurrido con el gasto público en los últimos años: no sólo ha crecido por encima del producto y por lo tanto hoy no se puede contar con recursos públicos genuinos ganados en los años de bonanza, sino que tampoco se ha logrado una mejora suficiente en términos de calidad del gasto, es decir en relación a los servicios públicos que recibe la sociedad”.

La cámara afirmó que ante una situación económica de estanflación que atraviesa la economía uruguaya, el margen de maniobra que tienen las autoridades para recomponerse de esta situación mes a mes se reduce, al mismo tiempo que se percibe un mayor debilitamiento de las políticas monetaria, fiscal y cambiaria como instrumentos para reducir sus vulnerabilidades.

“La falta de capacidad de respuesta de las autoridades ante los desequilibrios planteados anteriormente no es una buena señal para las decisiones de consumo e inversión de los agentes económicos locales e internacionales, así como tampoco lo es para las calificadoras internacionales, que miran con atención la capacidad de la economía local para hacer frente de forma sostenible a los cambios en el contexto internacional”, sostuvo.
Empleo.

El informe expresó que en los primeros meses del 2016 el deterioro del empleo no solo continuó, sino que se agudizó. La gremial tomó el dato de desempleo correspondiente a marzo donde la tasa se encontraba en 8% (el dato de abril fue publicado por el Instituto Nacional de Estadísticas el jueves y fue de 8,1%).

En marzo, entonces, señaló la gremial, la cantidad de personas desempleadas ascendió a 142.815 (en abril la cifra se acercó a 144.000).

La cámara previó que para el año cerrado la tasa de desempleo se ubique en valores más en el entorno de 9%, acercándose con esa proyección a los 150.000 desocupados.

EL PAIS
ECONOMIA
11/06/2016
Página 13