El 8 de agosto se realizó la presentación del trabajo Aportes para una agenda de mejora “La competitividad y el desarrollo de Uruguay”, en la Sala Movie de Montevideo Shopping. A través de un video se mostró una síntesis del trabajo y luego éste fue comentado por tres destacados panelistas, el Cr. Álvaro García (ex…

El 8 de agosto se realizó la presentación del trabajo Aportes para una agenda de mejora “La competitividad y el desarrollo de Uruguay”, en la Sala Movie de Montevideo Shopping. A través de un video se mostró una síntesis del trabajo y luego éste fue comentado por tres destacados panelistas, el Cr. Álvaro García (ex Ministro de Economía), el Ec. Javier De Haedo (ex Subsecretario de Economía y ex Director de OPP) y el Ec. Isaac Alfie (ex Ministro de Economía).

El Cr. Alvaro García inició su presentación desde el concepto de competitividad, basando el mismo en un concepto sistémico, donde el trabajo para su mejora debe ser constante, y es responsabilidad tanto de los empresarios como de los trabajadores.

“Si bien la economía registró en los últimos tiempos una apreciación del tipo de cambio real, se debe tener en cuenta que los fundamentos de esta variable se han modificado”. En este sentido se refirió a los aumentos en las tasas de inversión, al incremento de la productividad como impulsor del crecimiento económico, aumento de la masa de trabajadores que se incorporan al proceso productivo y al incremento exponencial de las exportaciones.

Remarcó el rol de las firmas en los procesos de innovación y sofisticación de los negocios, y que en el último tiempo el país perdió posiciones en materia de competitividad en este tema. “Por ello es necesario construir la institucionalidad adecuada y el trabajo conjunto entre el sector público y privado de forma de avanzar”.

El papel del Estado debe ser a favor de la competitividad, llevando adelante políticas activas y trabajando junto al sector privado. Una de las medidas que remarcó como necesarias es la creación de un Sistema Nacional de Competitividad, en el cual ya hoy tienen un rol importante diferentes instituciones tales como: la Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo, Uruguay XXI, la Corporación Nacional para el Desarrollo y el Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional para el Sector Privado.

El Ec. Javier de Haedo comenzó también su presentación con el concepto de competitividad, pero enfatizó que la variable tipo de cambio real sí importa y forma parte del análisis de competitividad, ya que esta variable depende también de las políticas públicas.

Habló de dos equilibrios de tipo de cambio real, uno de corto plazo que está determinado por la relación con los países vecinos de la región, y otro de largo plazo que se relaciona con los países de fuera de la región. A su vez dada la situación actual, estima que para los años 2015 -2016 la región debería de llevar adelante una corrección de los precios relativos, y en ese momento recién se podrá corregir la evolución de las variables reales (gasto público y salarios), debido al aumento de la inflación.

Si bien entiende que en el país hoy existen reglas, éstas distan mucho de las que uno desearía, ya que dada la evidencia histórica en el país las reglas que están presentes son: no tener superávit fiscal y aumentar el gasto en años preelectorales empeorando el resultado de las cuentas públicas.

Con una economía que tiene una tasa de crecimiento tendencial en el orden del 4% y una inflación ubicada en el centro de la banda es decir al 5%, el gasto público debería de estar creciendo al 9%, sin embargo en la actualidad está creciendo al 18%. “La vulnerabilidad fiscal de la economía aún no ha sido superada”.

De todas formas remarcó la importancia de que por el lado de la deuda las vulnerabilidades hayan sido disminuidas, gracias al proceso de desdolarización llevado a cabo en los últimos años que fue posible por la buena conducta del país en cuanto al cumplimiento en este aspecto.

Dados que los ciclos económicos existen, hoy la economía está llegando a una próxima crisis con una gran rigidez salarial (antes había sido rigidez cambiaria): “Ojalá las partes tengan la inteligencia para cambiar a tiempo”.

Por último habló de los aspectos sociales, y remarcó que la sociedad se encuentra dividida en dos grandes grupos y que la mejora en los indicadores respecto a la pobreza tienen una base muy importante en el otorgamiento de prestaciones por los distintos planes sociales que se han implementado. Estos aspectos en su opinión también dependen de las políticas públicas y hacen a la competitividad de la economía en el largo plazo.

El Ec. Isaac Alfie inició su disertación explicando que si bien en materia de competitividad es importante analizar los indicadores, destacando el tipo de cambio real como una medida de resumen a tener en cuenta, lo principal y donde se debe de hacer mayor hincapié es en la calidad de los aspectos analizados.

Estableció para su análisis de competitividad dos elementos esenciales: flexibilidad del sistema y educación.

En el caso de la flexibilidad, la asoció a la no existencia de monopolios, la regulación sensata, la eliminación de las discrecionalidades, entre otras. Planteó que si bien cuando la economía marcha bien este aspecto no incide tanto en los resultados, el problema es cuando la situación económica se revierte y ahí es cuando sufren el mercado de trabajo y el comportamiento de las variables macro de un país.

En el tema educación mostró datos que reflejan que en la actualidad sólo un tercio de los jóvenes terminan el liceo. Habló de pobreza estructural y no de pobreza real, ya que el problema que hoy el país está enfrentando no se arregla sólo con mayores recursos, sino que debe ir necesariamente acompañado de una mejora en la gestión, en los programas y los incentivos.

En materia de inserción internacional, dejó bien en claro que el país necesita un comercio más libre, “abrirse a otras regiones y no estar atados a un club de amigos, que no se sabe hasta qué punto son amigos”.

Por último habló de la agenda de trabajo que el país debe recorrer: mayores libertades, asignaciones diferentes del presupuesto, reglas fiscales, eliminar burocracia, racionalización del gasto, inversión importante en infraestructura, entre otras.

En el espacio de preguntas se habló del tema innovación, que es un camino que implica riesgos para el empresario por lo cual son necesarios incentivos tales como la apertura de nuevos mercados fuera de la región.

Respecto a las políticas públicas estuvieron de acuerdo en la importancia de trabajar hacia el desarrollo de una cultura de evaluación y racionalización de las mismas.

Los tres disertantes coincidieron en señalar la importancia de la flexibilidad comercial, y de la educación como base para el desarrollo del país. Además estuvieron de acuerdo en el problema principal que se plantea en cuanto a la situación social que es la marginalidad como concepto más amplio que el de pobreza.

Ver informe Competitividad

Ver video sobre el informe

Presentación Ec. Isaac AlfieEl 8 de agosto se realizó la presentación del trabajo Aportes para una agenda de mejora “La competitividad y el desarrollo de Uruguay”, en la Sala Movie de Montevideo Shopping. A través de un video se mostró una síntesis del trabajo y luego éste fue comentado por tres destacados panelistas, el Cr. Álvaro García (ex Ministro de Economía), el Ec. Javier De Haedo (ex Subsecretario de Economía y ex Director de OPP) y el Ec. Isaac Alfie (ex Ministro de Economía). El Cr. Alvaro García inició su presentación desde el concepto de competitividad, basando el mismo en un concepto sistémico, donde el trabajo para su mejora debe ser constante, y es responsabilidad tanto de los empresarios como de los trabajadores. “Si bien la economía registró en los últimos tiempos una apreciación del tipo de cambio real, se debe tener en cuenta que los fundamentos de esta variable se han modificado”. En este sentido se refirió a los aumentos en las tasas de inversión, al incremento de la productividad como impulsor del crecimiento económico, aumento de la masa de trabajadores que se incorporan al proceso productivo y al incremento exponencial de las exportaciones. Remarcó el rol de las firmas en los procesos de innovación y sofisticación de los negocios, y que en el último tiempo el país perdió posiciones en materia de competitividad en este tema. “Por ello es necesario construir la institucionalidad adecuada y el trabajo conjunto entre el sector público y privado de forma de avanzar”. El papel del Estado debe ser a favor de la competitividad, llevando adelante políticas activas y trabajando junto al sector privado. Una de las medidas que remarcó como necesarias es la creación de un Sistema Nacional de Competitividad, en el cual ya hoy tienen un rol importante diferentes instituciones tales como: la Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo, Uruguay XXI, la Corporación Nacional para el Desarrollo y el Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional para el Sector Privado. El Ec. Javier de Haedo comenzó también su presentación con el concepto de competitividad, pero enfatizó que la variable tipo de cambio real sí importa y forma parte del análisis de competitividad, ya que esta variable depende también de las políticas públicas. Habló de dos equilibrios de tipo de cambio real, uno de corto plazo que está determinado por la relación con los países vecinos de la región, y otro de largo plazo que se relaciona con los países de fuera de la región. A su vez dada la situación actual, estima que para los años 2015 -2016 la región debería de llevar adelante una corrección de los precios relativos, y en ese momento recién se podrá corregir la evolución de las variables reales (gasto público y salarios), debido al aumento de la inflación. Si bien entiende que en el país hoy existen reglas, éstas distan mucho de las que uno desearía, ya que dada la evidencia histórica en el país las reglas que están presentes son: no tener superávit fiscal y aumentar el gasto en años preelectorales empeorando el resultado de las cuentas públicas. Con una economía que tiene una tasa de crecimiento tendencial en el orden del 4% y una inflación ubicada en el centro de la banda es decir al 5%, el gasto público debería de estar creciendo al 9%, sin embargo en la actualidad está creciendo al 18%. “La vulnerabilidad fiscal de la economía aún no ha sido superada”. De todas formas remarcó la importancia de que por el lado de la deuda las vulnerabilidades hayan sido disminuidas, gracias al proceso de desdolarización llevado a cabo en los últimos años que fue posible por la buena conducta del país en cuanto al cumplimiento en este aspecto. Dados que los ciclos económicos existen, hoy la economía está llegando a una próxima crisis con una gran rigidez salarial (antes había sido rigidez cambiaria): “Ojalá las partes tengan la inteligencia para cambiar a tiempo”. Por último habló de los aspectos sociales, y remarcó que la sociedad se encuentra dividida en dos grandes grupos y que la mejora en los indicadores respecto a la pobreza tienen una base muy importante en el otorgamiento de prestaciones por los distintos planes sociales que se han implementado. Estos aspectos en su opinión también dependen de las políticas públicas y hacen a la competitividad de la economía en el largo plazo. El Ec. Isaac Alfie inició su disertación explicando que si bien en materia de competitividad es importante analizar los indicadores, destacando el tipo de cambio real como una medida de resumen a tener en cuenta, lo principal y donde se debe de hacer mayor hincapié es en la calidad de los aspectos analizados. Estableció para su análisis de competitividad dos elementos esenciales: flexibilidad del sistema y educación. En el caso de la flexibilidad, la asoció a la no existencia de monopolios, la regulación sensata, la eliminación de las discrecionalidades, entre otras. Planteó que si bien cuando la economía marcha bien este aspecto no incide tanto en los resultados, el problema es cuando la situación económica se revierte y ahí es cuando sufren el mercado de trabajo y el comportamiento de las variables macro de un país. En el tema educación mostró datos que reflejan que en la actualidad sólo un tercio de los jóvenes terminan el liceo. Habló de pobreza estructural y no de pobreza real, ya que el problema que hoy el país está enfrentando no se arregla sólo con mayores recursos, sino que debe ir necesariamente acompañado de una mejora en la gestión, en los programas y los incentivos. En materia de inserción internacional, dejó bien en claro que el país necesita un comercio más libre, “abrirse a otras regiones y no estar atados a un club de amigos, que no se sabe hasta qué punto son amigos”. Por último habló de la agenda de trabajo que el país debe recorrer: mayores libertades, asignaciones diferentes del presupuesto, reglas fiscales, eliminar burocracia, racionalización del gasto, inversión importante en infraestructura, entre otras. En el espacio de preguntas se habló del tema innovación, que es un camino que implica riesgos para el empresario por lo cual son necesarios incentivos tales como la apertura de nuevos mercados fuera de la región. Respecto a las políticas públicas estuvieron de acuerdo en la importancia de trabajar hacia el desarrollo de una cultura de evaluación y racionalización de las mismas. Los tres disertantes coincidieron en señalar la importancia de la flexibilidad comercial, y de la educación como base para el desarrollo del país. Además estuvieron de acuerdo en el problema principal que se plantea en cuanto a la situación social que es la marginalidad como concepto más amplio que el de pobreza. Ver informe Competitividad Ver video sobre el informe