En diciembre pasado, Uruguay y Brasil firmaron un acuerdo comercial para el sector automotor con el objetivo de profundizar la relación bilateral y flexibilizar el ingreso de vehículos (y autopartes) en ambos países. Para el caso de los automóviles que se importan desde Brasil, el acuerdo eliminó cupos pre-existentes que permitían el ingreso de vehículos…

En diciembre pasado, Uruguay y Brasil firmaron un acuerdo comercial para el sector automotor con el objetivo de profundizar la relación bilateral y flexibilizar el ingreso de vehículos (y autopartes) en ambos países.

Para el caso de los automóviles que se importan desde Brasil, el acuerdo eliminó cupos pre-existentes que permitían el ingreso de vehículos sin el pago de aranceles.

El convenio, al momento de entrar en vigencia permite la entrada de automóviles sin cuota.

Sin embargo, se generaron problemas. El gobierno brasileño transitó el camino formal para que el acuerdo fuera validado. Se aprobó un decreto, se difundió en publicaciones oficiales y se dio aviso a la Asociación Latinoamericana de Integración (Aladi), último paso requerido para que el acuerdo quedara validado. Pero en Uruguay, el decreto requerido se aprobó el 23 de febrero. Hasta ayer todavía faltaba su publicación en el Diario Oficial y el posterior avisto a la Aladi.

Y por ese motivo, se generaron demoras en el ingreso de vehículos provenientes de Brasil.

El gerente de la Asociación del Comercio Automotor (ACAU), Ignacio Paz, informó a El País que ya se terminó el cupo de ingreso para algunas marcas y por tanto, si los importadores quisieran ingresar los vehículos deben pagar un arancel de 16,9%. “Es por eso que varias marcas tienen unidades en el puerto a la espera de poder ser despachadas. El cupo se distribuye entre marcas y algunas ya lo agotaron”, indicó.

Sin tener un relevamiento exacto de la cantidad de vehículos que están en la terminal portuaria señaló que son “cientos” los automóviles que esperan para ingresar en la plaza local.

La imposibilidad para entrar ?ya que para hacerlo los importadores deberían pagar el arancel? les genera a los empresarios importantes gastos por dejar los vehículos en depósitos portuarios.

Paz confió que en las próximas semanas se solucione la demora “administrativa” y lamentó que una situación que debió ser resuelta en diciembre se termine solucionando en marzo.

El empresario expresó que incluso la embajada brasileña se contactó en varias oportunidades con distintos organismos gubernamentales para conocer las causas del retraso.

Y añadió que la gremial mantuvo contactos con la ministra de Industria, Carolina Cosse, y otros jerarcas de esa cartera para tratar de agilizar el trámite administrativo, pero no tuvo éxito.

Todo el retraso generó problemas de entrega de automóviles a compradores en la plaza. “Los concesionarios están a la espera de que se solucione el problema para poder cumplir con los compromisos que asumieron con sus clientes”, dijo el jerarca de ACAU.