El dólar se ajustó a la baja en la pasada jornada, pese a que la autoridad monetaria inyectó más liquidez de pesos para cubrir las necesidades del circuito interbancario. Al cierre de operaciones, el dólar interbancario fondo se negociaba a $ 26,350 y $ 26,400 para la compra y venta, respectivamente, 1,1% por debajo del…

El dólar se ajustó a la baja en la pasada jornada, pese a que la autoridad monetaria inyectó más liquidez de pesos para cubrir las necesidades del circuito interbancario.

Al cierre de operaciones, el dólar interbancario fondo se negociaba a $ 26,350 y $ 26,400 para la compra y venta, respectivamente, 1,1% por debajo del nivel observado el viernes. Por su parte, el BROU ajustó a la baja su pizarra (al público), hasta $ 25,70 y $ 27,20 en cada punta, respectivamente.

Operadores consultados expresaron que el mercado de cambios acusó el impacto del abultado clearing procedente de la jornada previa ($ 420 millones), así como también la demanda de pesos para el pago de aguinaldos, a pesar de la inyección de moneda nacional realizada a través de las Letras de Tesorería en moneda nacional (LT).

LETRAS. El Banco Central del Uruguay (BCU) realizó ayer una sola licitación de dichos papeles, mientras que con las Letras de Regulación Monetaria en moneda nacional (LRM) no se efectuaron operaciones.

El monto de LT colocado ayer ($ 47,7 millones) fue sensiblemente inferior al monto total de papeles que vencían de emisiones anteriores ($ 262 millones), con lo cual el circuito interbancario vio acrecentado su disponibilidad de moneda nacional por esta vía en poco más de $ 200 millones.

La tasa de interés media pagada ayer por el BCU fue de 26,84%, mientras que la máxima convalidada por el corte fue de 30% anual.

BONOS. Los precios de los bonos uruguayos continuaron esta semana negociándose en alza, acusando por un lado la persistente demanda en el mercado local para el pago de deudas con instituciones financieras, mientras que también refleja el buen momento que los mercados financieros de la región están atravesando con los inversores internacionales.

Si bien el volumen negociado con los papeles domésticos no es significativo, el ajuste es direccionalmente relevante.

Por su parte, los bonos globales 2015 y 2033 mantienen como la alternativa preferida de los inversores, hecho que continúa reflejándose, tanto en el volumen, como en el incremento de su cotización.

El riesgo país, medido a través del índice UBI elaborado por República AFAP cayó por debajo de la barrera de los 700 puntos básicos por primera vez desde abril del año pasado, finalizando la jornada en los 697 pbs, nivel similar al que actualmente el mercado le asigna a Brasil.