El resultado de las elecciones brasileñas y la tendencia global llevaron a que el dólar registrara en el mercado interbancario local su baja más fuerte en lo que va del año (0,9%), al cotizar a $ 24,328 en el promedio de las operaciones mayoristas, coincidieron tres operadores de mesa de cambio de bancos de plaza…

El resultado de las elecciones brasileñas y la tendencia global llevaron a que el dólar registrara en el mercado interbancario local su baja más fuerte en lo que va del año (0,9%), al cotizar a $ 24,328 en el promedio de las operaciones mayoristas, coincidieron tres operadores de mesa de cambio de bancos de plaza y especialistas consultados por El Observador. En la pizarra del Banco República, el billete verde cayó 20 centésimos para la compra a $ 24,05 y 15 centésimos para la venta a $ 24,85. 

En Brasil se dio un día de “euforia”, aseguró el analista financiero  brasileño, Sergio Fonseca,  en diálogo con El Observador desde Belo Horizonte. El dólar en eese país sufrió su segunda caída más alta desde julio –perdió 1,3%– y la bolsa de valores vio a su indicador líder –el Bovespa– cerrar con una ganancia de 5,33%. Los títulos preferenciales de la estatal Petrobras subieron más de 11%, su mayor alza diaria en casi seis años.

La definición por balotaje entre la actual presidenta, Dilma Rousseff y Aécio Neves del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), fue como una inyección de optimismo al mercado que dejó de resguardarse en el dólar (ver páginas 18 y 19). Para Fonseca el movimiento de la divisa en el país norteño se debió a que la ecologista Marina Silva salió de contienda, ya que era una incógnita por no representar a un partido con experiencia de gobierno. 

“La tendencia es que (Marina Silva) va a ir para al lado de Aécio y su base es empresarial.  Por tanto, los inversores se van a sentir más confortables de aportar a Brasil con el PSDB al frente”, explicó el analista. 

Por otra parte, Fonseca vaticinó que los dos meses de grandes oscilaciones que tuvo el real hasta el viernes pasado se extenderán ahora hasta el 26 de octubre, fecha en que los ciudadanos brasileños tendrán que decidir entre la actual presidenta y el socialdemócrata. En base a lo sucedido en el mencionado período y al  perfil de los candidatos, un resultado de encuestas positivo para Rousseff hará que el dólar suba en Brasil. Por el contrario, si los pronósticos benefician a Neves, se prevé que el real se fortalezca. 

El avance de la sesión “refleja una carrera mucho más ajustada y (la posibilidad) de victoria de la oposición podría ser mucho más amistosa para el mercado bajo mandato de Neves que de Silva”, dijo a Reuters, Siobhan Morden, jefe de estrategia para América Latina del banco Jefferies en Nueva York.

Consultado sobre este tema, el economista Aldo Lema de Vixion Consultores explicó que la cotizacióni de la moneda en el país vecino es puntual por las elecciones y además se vio reforzado porque fue una jornada de  debilitamiento del dólar e nivel global. De todos modos, subrayó que el escenario global muestra señales que el dólar se va a seguir fortaleciendo y duda que en Brasil quieran que su divisa recorra un camino distinto a las tendencias globales. Incluso ante una victoria de Neves, que preferirá contar con una economía más competitiva para comenzar su posible mandato. 

El mercado local

El peso uruguayo, ante variaciones fuertes del real frente al dólar como la que se dio ayer, suele reaccionar en igual sentido. El hecho de que se espere una baja del dólar en Brasil hace que los agentes en Uruguay tiendan a deshacerse del billete verde, explicó uno de los operadores de mesa de cambio consultados. 

En tanto, a nivel doméstico las Letras de Regulación Monetaria (LRM) no parecen haberse visto influenciadas ya que la emisión de ayer pagó una tasa menos atractiva que colocaciones anteriores con el mismo horizonte de tiempo: 11% a 35 días, mencionó un operador de una mesa de cambios de un banco local. Por más que el Banco Central terminó adjudicando más de lo licitado.

En base a lo estimado por los analistas, de acá hasta el 26 de octubre el dólar uruguayo podría recorrer un camino parecido al del real, que se moverá la ritmo de las encuestas. Sobre la dependencia del peso con el real, Lema explicó: “Obviamente que hay un impacto, Brasil es uno de los principales socios de Uruguay y en la medida que el real se deprecie eso va a impactar en Uruguay. Con el país que mantiene cierta capacidad de competencia o es percibido  como más barato en dólares es básicamente con Brasil. Si se abarata en el futuro, algo va a pegarle a Uruguay. El efecto se puede potenciar y si ese es un fenómeno también global”, alertó. 

Otros analistas dijeron a Reuters que la operativa en Uruguay se dio a la baja porque los bancos vendieron dólares para “pagar sueldos y demás compromisos”.