Cuestionan las ocupaciones y la negociación tripartita.

Carlos Perera, presidente de la Cámara Nacional de Comercio dijo a El País que las gremiales empresariales dejaron por dos años en suspenso la queja para negociar su desactivación “y no pasó absolutamente nada”.

Según el empresario, el Pit-Cnt no hizo ninguna propuesta para que los empresarios desistieran de su queja, aunque el gobierno sí buscó desactivarla por entender que afecta la imagen del país.

Las gremiales quieren dejar sin efecto la normativa que permite la ocupación de los lugares de trabajo y los piquetes y además quieren que la negociación tripartita entre sindicatos, empresas y Estado se limite a establecer salarios mínimos y que otros aspectos queden librados a las negociaciones bipartitas entre trabajadores y patronales.

Ahora las gremiales esperan que el Poder Ejecutivo envíe algún proyecto de ley para modificar los aspectos que las empresas cuestionan. Por dos veces las gremiales empresariales accedieron a dejar en suspenso la queja a cambio de que el Pit-Cnt no insistiera en el tratamiento parlamentario de una ley que obligaría a justificar cada despido que se realice. Pero las gremiales empresariales entendieron que el Pit-Cnt le estaba dando largas al asunto y que era demasiado tarde volver a discutir el tema en la segunda mitad de enero.

La central sindical entiende que las grandes líneas de la ley de negociación colectiva son correctas y han permitido varios años de mejora en el salario real.

Fuente: El País