Departamento de Estudios Económicos

Dicho deterioro se enmarca en un contexto de desaceleración del consumo interno así como del nivel de inversiones, a la vez que el entorno regional resulta un factor adicional complejo a tener en cuenta. En lo que refiere al nivel de consumo privado, el 2015 fue el segundo año consecutivo en el que se registraron tasas de crecimiento por debajo del PIB, constatándose en esta oportunidad un estancamiento respecto al 2014. En el caso de las inversiones, el panorama es notoriamente negativo, habiéndose registrado una tasa de variación interanual del -8,2% en 2015. Ambos datos constituyen un factor de impacto negativo sobre la evolución de las ventas y los márgenes de rentabilidad del SCyS, tal como reflejan los resultados de la encuesta.

Respecto al consumo privado, en el primer trimestre del año continuó mitigándose el poder de compra de los hogares como resultado de distintos factores: por un lado la apreciación de la moneda norteamericana, que sigue impactando particularmente a los sectores dedicados a la comercialización de productos importados. En el período enero-marzo de 2016 el dólar evidenció un aumento de 27,3% respecto a igual período de 2015. Por otro lado, los niveles inflacionarios golpean al sector no sólo resintiendo el consumo privado, sino también por la vía de la estructura de costos y salarios que deben enfrentar los empresarios. En abril la variación del IPC a 12 meses se ubicó en 10,5%, habiéndose alcanzado los dos dígitos en el mes de febrero.

A su vez, en la comparación interanual en el primer trimestre del año el Índice de Salario real creció 1.12% respecto al mismo período del año anterior, y en el acumulado del año 2016 hasta el mes de marzo, registró una caída del 0.37%

Ver Resumen ejecutivo Encuesta de Actividad I Trim. 2016