Como si fuera una bolsa de entrenamiento de boxeo, el gobierno de Cristina Fernández recibió una seguidilla de golpes de dos analistas argentinos que criticaron ácidamente a la conducción económica y política de su país al disertar en Montevideo. El politólogo Sergio Berensztein y el economista Carlos Melconian expusieron ayer sus críticas a la conducción…

Como si fuera una bolsa de entrenamiento de boxeo, el gobierno de Cristina Fernández recibió una seguidilla de golpes de dos analistas argentinos que criticaron ácidamente a la conducción económica y política de su país al disertar en Montevideo.

El politólogo Sergio Berensztein y el economista Carlos Melconian expusieron ayer sus críticas a la conducción política y económica del gobierno de Cristina Fernández y auguraron un futuro incierto en ambos aspectos. Sus puños apuntaron desde a la política fiscal y de precios hasta al mal desempeño de los servicios públicos.

En una disertación ante empresarios uruguayos en el Hotel Sheraton organizada por la Cámara de Comercio, los dos argentinos marcaron las sombras de la administración de Fernández y hasta sonrieron cuando Ignacio de Posadas (expositor en el desayuno por el lado uruguayo) realizó algunas críticas sobre la conducción de la economía uruguaya. Es que la percepción de los dos argentinos era tan sombría que los inconvenientes planteados por De Posadas sobre el manejo de la economía del Frente Amplio y los “nuevos paradigmas” planteados por la izquierda uruguaya en ese sentido le sonaron a ambos como problemas menores.

En su exposición, Berensztein expresó que hay síntomas de agotamiento en el actual gobierno argentino, hecho que se enraba a su vez con una problemática aún mayor según el politólogo: no hay todavía una oferta política consistente fuera del peronismo.

Agregó que en los últimos meses la imagen de la presidenta Cristina Fernández bajó considerablemente. Y para ello pesaron varios aspectos: por un lado el fracaso del Estado para brindar servicios básicos a la población (colocó como ejemplo a las últimas inundaciones en La Plata de hace unos meses), una inflación que muestra grandes diferencias entre las mediciones privadas y las oficiales, la demora en la negociación colectiva con los sindicatos privados y destacó como principal hecho de las últimas semanas las denuncias de corrupción que envuelven a la familia Kirchner llevadas al ámbito televisivo por el periodista Jorge Lanata.

Berensztein indicó que el clima que se vive actualmente en Argentina se parece a uno de pre crisis, donde las expectativas de la población para los próximos meses son negativas.

El politólogo sostuvo que previo a la muerte de Néstor Kirchner, la imagen de la presidenta era la de estar alejada de su familia y su gabinete. Afirmó que la noche de la muerte del exmandatario, a Fernández la rodearon de sus ministros y sus hijas, armando una especie de “misa en escena” para cambiar la imagen de la presidenta. “El problema es que Kirchner no se va a morir dos veces. Es una de las pocas certidumbres que tenemos en Argentina: la gente se muere solamente una vez”, dijo Berensztein.

Informó que actualmente el 54% de la población desaprueba la gestión del gobierno y un 64% no está de acuerdo con la gestión económica.

Y fue irónico al señalar que en Argentina el político más valorado se llama “ninguno”, con más de un 20% de la preferencia de los votantes y algunos puntos por encima de la actual mandataria.

En otro orden, Berensztein señaló que el Mercosur se encuentra en su peor momento desde su constitución como bloque regional y sostuvo que la actual relación entre Uruguay y Argentina es “psicótica”, sin que se prevean muchas mejoras en el corto plazo.
Todo destrozado.

A su turno, Melconian (referente de PRO, el grupo de Mauricio Macri, en la provincia de Buenos Aires señaló que es muy difícil marcar algún aspecto económico positivo de este gobierno. “Han hecho un desastre. Donde ponés el dedo, está todo destrozado”, afirmó.

Melconian añadió que Argentina está en un momento de pobre crecimiento económico y estancamiento del empleo, sumado a una pérdida de competitividad de la economía. Y a eso se le agrega la inflación que “llega a dos dígitos por culpa de los oligopolios, según el gobierno”, expresó el economista argentino. Además criticó las políticas energéticas, los números fiscales y sostuvo que el cepo cambiario adoptado por las autoridades monetarias de su país fue un fracaso.

Luego se refirió a los Certificados de Depósito para Inversión (Cedin) uno de los instrumentos creados por el Banco Central de Argentina a partir de la ley de blanqueo de capitales, con los cuales los argentinos que tengan dólares no declarados puedan ingresarlos al sistema formal adquiriendo estos certificados. Con ellos se podrá invertir en el sector inmobiliario y de la construcción, fundamentalmente.

“El Cedin es un dólar que en la parte de atrás dice: Circo Rodas”, dijo Melconian. Agregó que el gobierno pretende que estos certificados tengan una función “multiuso” y les auguró una efectividad acotada, más allá de que viabilice algunas operaciones inmobiliarias.

Fuente: EL PAIS  ECONOMIA 25/06/2013 Página 12