Las importaciones de bienes, en cambio, verificaron una caída de aproximadamente 15%. En el acumulado del año, las ventas al exterior registran una variación positiva de apenas 2%, en tanto que las compras del exterior son menores en un 11%. El fuerte aumento de las exportaciones en abril se explica en parte por aspectos de…

Las importaciones de bienes, en cambio, verificaron una caída de aproximadamente 15%. En el acumulado del año, las ventas al exterior registran una variación positiva de apenas 2%, en tanto que las compras del exterior son menores en un 11%.

El fuerte aumento de las exportaciones en abril se explica en parte por aspectos de registración contable —algunas solicitudes de exportación en los primeros tres meses del año fueron efectivamente cumplidas en abril—, y en parte por los mejores precios de la mayoría de los productos exportados.

Las actividades que mayor incidencia positiva en el comportamiento exportador durante el primer cuatrimestre del año fueron la agrícola (verificó un aumento en dólares de casi 90%), la pecuaria (56%), la pesca (46%), los productos alimenticios diversos (25%) y los textiles (15%). Esos crecimientos fueron compensados por las variaciones negativas en lácteos (16%), arroz (23%), tabaco (67%) y material de transporte (43%).

DESTINOS. Analizando los principales destinos de exportación, se destaca el crecimiento de las exportaciones hacia Argentina (debido a las mejores condiciones económicas verificadas en dicho país), Chile y Canadá (por la reapertura del mercado de carne). Las colocaciones a Europa permanecieron estables, en tanto que las exportaciones a Brasil y Estados Unidos continuaron cayendo en los primeros meses del año, a pesar de la significativa mejora de los niveles de competitividad de los productos uruguayos.

Las cifras del comercio exterior están reflejando el fuerte ajuste que viene experimentando la balanza comercial, ante las severas restricciones de financiamiento, tanto externo como interno. En los 12 meses cerrados a abril, la balanza comercial de bienes registra un superávit de U$S 97 millones. Un año atrás, el déficit en el comercio exterior de bienes se ubicaba en U$S 692 millones. Esta mejora obedeció exclusivamente a una caída de 30% de las importaciones, mientras que las exportaciones permanecieron prácticamente estancadas en el mismo período.

Se espera que en los próximos meses la balanza comercial continúe mejorando, reflejando la debilidad de la demanda doméstica y la recuperación del sector exportador, incentivado por el elevado nivel de competitividad fuera de la región y un escenario regional más favorable para la concreción de negocios.