En el transcurso de julio, la liquidez absorbida a través de las emisiones de Letras de Tesorería (por parte del gobierno) y Letras de Regulación monetaria (LRM) en moneda nacional y unidades indexadas (BCU) ha superado en $ 907 millones el monto total de vencimientos, revirtiendo de esta forma, aproximadamente el 50% del circulante de…

En el transcurso de julio, la liquidez absorbida a través de las emisiones de Letras de Tesorería (por parte del gobierno) y Letras de Regulación monetaria (LRM) en moneda nacional y unidades indexadas (BCU) ha superado en $ 907 millones el monto total de vencimientos, revirtiendo de esta forma, aproximadamente el 50% del circulante de pesos inyectado en el mes anterior.

Esta renovación del circulante de LT y LRM se está llevando a cabo a un costo inferior, que en el primero de los casos se ubica en el entorno del 16,5% anual, mientras que en los papeles emitidos por el BCU se está pagando una tasa de interés media del 15,5% anual.

Diversos factores han incidido en esta reducción de las tasas de interés, destacándose las menores expectativas de inflación y devaluación, la mayor liquidez por la rebaja en la tasa de encaje y la reciente reducción en la tasa de call money que paga el BCU por los depósitos en overnight (la tasa call entre privados, llegó a negociarse ayer a menos del 8,0% anual).

DOLAR. Esta mayor liquidez, sin embargo, no se ha volcado como en ocasiones anteriores en el mercado de cambios, donde la cotización del dólar cerró al mismo precio por tercera jornada consecutiva.

Al cierre de operaciones, el dólar interbancario fondo se negociaba a $ 26,550 y $ 26,600 para la compra y venta, respectivamente. Por su parte, el BROU mantuvo su pizarra (al público) en $ 26,00 y $ 27,50 en cada punta, respectivamente.