El Poder Ejecutivo tomará hoy una resolución firme sobre el precio de los combustibles, aseguró a El País una alta fuente oficial. Los ministros de Economía, Alejandro Atchugarry, y de Industria, Pedro Bordaberry, el director de Planeamiento y Presupuesto Ariel Davrieux, y el presidente de Ancap Jorge Sanguinetti, se reunirán en esta jornada para definir…

El Poder Ejecutivo tomará hoy una resolución firme sobre el precio de los combustibles, aseguró a El País una alta fuente oficial. Los ministros de Economía, Alejandro Atchugarry, y de Industria, Pedro Bordaberry, el director de Planeamiento y Presupuesto Ariel Davrieux, y el presidente de Ancap Jorge Sanguinetti, se reunirán en esta jornada para definir una posición. Asimismo, el directorio de la petrolera estatal sesionará durante la tarde.

Distintas fuentes gubernamentales coincidieron en que, objetivamente, el precio de los combustibles debería incrementarse, en virtud de que el precio internacional del petróleo se mantiene en niveles muy superiores a los proyectados por Ancap. Ayer, el barril de crudo se encareció nuevamente.

Sin embargo, el gobierno procura “aguantar” desde varias semanas atrás. “No queremos dar un golpe más a los bolsillos, se trata de evitar eso”, aseguró un informante. Luego de una reunión que mantuvieron el martes, y de la cual no surgió un acuerdo definitivo, las autoridades competentes se fijaron como meta marcar una postura firme en un nuevo encuentro que se producirá hoy.

De acuerdo con las consultas realizadas por El País, el ambiente en el gobierno no era propicio para una suba general de precios.

Si bien el principal punto será definir si los combustibles aumentarán o no, también habrá sobre la mesa una serie de “alternativas” que el gobierno estudia desde hace varios días. La relación de precios entre las naftas y el gas oil en el mercado local, el precio del fuel oil, y la comparación de precios del gas oil en Uruguay con Argentina y Brasil, son algunos puntos sobre los cuales pusieron énfasis las fuentes consultadas.

“El precio del fuel oil está muy subsidiado; el gas oil es más barato en Uruguay que en Argentina y en Brasil; la nafta es mucho más cara que el gas oil. Estaremos viendo todos esos temas”, adelantó un informante.

De todas formas, el asunto se ha manejado con “gran hermetismo”, tanto por parte del presidente de Ancap, como de los demás jerarcas que analizan el tema.

U$S 3 MILLONES. Como telón de fondo, Sanguinetti dijo ayer públicamente que Ancap pierde unos U$S 3 millones por mes, en virtud de la diferencia entre lo que obtiene por la venta de combustibles, y lo que debe pagar para comprar petróleo. Aunque reconoció que se trata de soportar la difícil coyuntura internacional sin aumentar los precios locales, el titular de Ancap advirtió que “todo tiene un límite”.

Sanguinetti transmitió incertidumbre sobre la resolución que adoptará sobre el precio de los combustibles. Desde hace semanas, los periodistas le preguntan de forma permanente qué sucederá, y el jerarca se limita a reconocer las dificultades de Ancap pero sin anuncios de nuevos incrementos.

A pesar que en los últimos meses la apreciación del peso uruguayo frente al dólar amortiguó en parte la suba de los precios internacionales del petróleo, no fue suficiente como para evitarle pérdidas a Ancap, señalaron otras fuentes. La proyección de resultados que fijó la empresa estatal no se cumple en la actualidad, lo que preocupa a todo el gobierno, en virtud de su incidencia en las cuentas de todo el Estado y por ende en el cumplimiento de las metas que fueron acordadas con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

En la actualidad, la inestabilidad e incertidumbre sobre qué sucederá en Nigeria, Irak y Venezuela, tres grandes productores mundiales de petróleo, determina que los precios se mantengan en torno a los U$S 30 por barril de crudo, aunque también hay un fuerte componente especulativo en ese precio.

El lunes pasado, en conferencia de prensa, Sanguinetti dijo que los observadores internacionales estiman que el punto de equilibrio, en condiciones normales, oscilaría entre U$S 23 y U$S 25.

Hace más de dos meses, el barril de crudo tenía un precio oscilante en U$S 25 o U$S 26 dólares, como puede observarse en el infográfico adjunto; ayer cerró cerca de U$S 31 por barril.