EL DIRECTOR de Desarrollo Ambiental, Néstor Campal, reconoció a Ultimas Noticias que la selección en el hogar de los residuos mediante el uso de las bolsas de color naranja no pudo ser aprovechada por la Intendencia Municipal de Montevideo (IMM). Consideró que en la medida de que la comuna capitalina no contó con la infraestructura…

EL DIRECTOR de Desarrollo Ambiental, Néstor Campal, reconoció a Ultimas Noticias que la selección en el hogar de los residuos mediante el uso de las bolsas de color naranja no pudo ser aprovechada por la Intendencia Municipal de Montevideo (IMM). Consideró que en la medida de que la comuna capitalina no contó con la infraestructura como para evitar la mezcla de la basura en los contenedores, no se les pudo ofrecer ventajas a los usuarios. “Hasta que no tengamos los contenedores naranjas, no podremos aprovechar la actividad de los vecinos”, sentenció.
“En principio, se logró una adhesión importante del 30% de los vecinos al nuevo sistema, pero es necesario que vean que hay un beneficio para la ciudad, porque clasificar en el hogar significa un cambio de comportamiento y esfuerzos”, añadió.
El director de Limpieza de la IMM, Eduardo Pereyra, manifestó a Ultimas Noticias que la implementación del sistema de la bolsa naranja no es un proceso acabado y que se procura darle otra dinámica mediante cambios y la importación de nuevos contenedores. “Los cambios se ejecutarán este año. Ahora estamos esperando los camiones y los contenedores naranja para el lanzamiento de pruebas pilotos”, añadió Pereyra.
“Vamos a ir gradualmente probando y viendo cómo el sistema se adapta a la ciudad y a la conducta de los vecinos. Antes, vamos a hacer campañas de difusión, trabajaren territorio, introducir el contenedor y luego vamos a hacer la evaluación”.
La importación de los contenedores naranja se realizará desde Francia aun precio unitario de 1.000 euros, siendo construidos de materiales y con capacidad similar al contenedor común.
Los nuevos camiones contarán con una frecuencia de levante más espaciada y rutas diferentes para evitar mezclar los contenidos.
Consultado respecto a cómo podría impactar el vandalismo en los nuevos recipientes, que lleva a que se incendien 350 contenedores al mes, Pereyra reconoció que los residuos ser volcados en los anaranjados serán más inflamables.
Pereyra indicó que se espera la importación de 400 contenedores naranja, que serán colocados de manera intercalada cada dos cuadras o cada tres contenedores comunes.
Además, el jerarca municipal indicó que se están realizando trabajos con los clasificadores de residuos sólidos urbanos y que se incluirán datos e informaciones respecto de los contenedores naranja.
En cuanto a la distribución de bolsas naranjas para que la población clasifique en origen, Pereyra indicó que se bajó el nivel de exigencia de la comuna capitalina a las grandes superficies comerciales. “La gente comenzó a clasificar, pero se encontraba que todo iba a los contenedores verdes.
Decidimos parar la exigencia; ahora, pretendemos dar un nuevo impulso con los contenedores naranjas y vamos a coordinar con las grandes superficies”, añadió.
Según Pereyra, la coordinación con los supermercados prosigue también en lo que hace a la eliminación de los envases de plástico en general, promoviendo el uso de la bolsa de papel, pero adelantó que se volverá a ajustar la entrega de bolsas naranjas.