El proceso de subas en las ventas en los shoppings se detuvo este año, lo que se atribuye en gran parte a los competitivos precios en Argentina por la brecha cambiaria y al ingreso de encomiendas exentas de impuestos. El sector comercio pidió más controles. Estas dos situaciones generan preocupación entre los comerciantes minoristas, según…

El proceso de subas en las ventas en los shoppings se detuvo este año, lo que se atribuye en gran parte a los competitivos precios en Argentina por la brecha cambiaria y al ingreso de encomiendas exentas de impuestos. El sector comercio pidió más controles.

Estas dos situaciones generan preocupación entre los comerciantes minoristas, según manifestaron varios de ellos consultados por El País. La primera está vinculada con la suba del dólar paralelo en Argentina (“blue”), que si bien la semana pasada comenzó a ceder y ayer cerró a 8,90 pesos argentinos, aún mantiene una brecha de casi 70% con la cotización oficial, lo que a los uruguayos les hace rendir mucho más los dólares que llevan al cruzar el charco y abaratan sus compras.

Esa situación coyuntural que enfrenta el comercio se vio agravada porque el año pasado se flexibilizó el régimen de ingreso de encomiendas postales internacionales, que ahora permite que cada uruguayo pueda ingresar al país hasta cinco encomiendas por año exentas de impuestos por un valor de hasta US$ 200 cada una y cuyo peso no exceda los 20 kilos. Esa medida hizo que los ingresos pasaran de 1.243 en julio del año pasado a 9.909 en marzo de este año (ver cuadro y nota aparte).

Los números en los shop-pings están siendo negativos o en el mejor de los casos estables con respecto a las ventas del año pasado. “Estamos teniendo una caída de 6% (a va-lores constantes) en el pro- medio de los primeros meses del año”, dijo el gerente general de Portones Shopping, Nelson Barreto.

El ejecutivo explicó que el público que tiene el hábito de concurrir a los shoppings “es el mismo” que utiliza las propuestas para comprar por Internet. “De Argentina sobre todo lo que se trae es vestimenta, calzado y carteras; está más concentrado en eso. El caso de las encomiendas que vienen de Estados Unidos es bastante más importante en el sentido que es más amplia la gama de cosas que se traen, desde electrodomésticos hasta libros”, señaló.

En el shopping Tres Cruces las ventas crecieron pero solo porque con su reforma aumentó la superficie comercial. Si se quita ese efecto, las ventas quedaron estables si se compara el primer cuatrimestre con igual período del año pasado, informó su gerente general, Marcelo Lombardi. Si se observa lo ocurrido con vestimenta y calzado (dos de los rubros más afectados), la caída interanual es de entre 3% y 4% real.

Los precios de esos productos son a los que más atención destina el shopping. “Estamos haciendo un monitoreo del diferencial de precios (con Argentina) para hacer algún planteo a las autoridades”, indicó Lombardi. Para la comparación se está considerando el dólar “blue”, cuya cotización oscila mucho semana a semana y demanda un control constante.

“El panorama para 2013 no es del todo alentador, pero sin un desplome. Hay caída de las ventas y eso genera preocupación, pero tampoco es que las ventas se están desplomando”, agregó Lombardi.
MÁS CONTROL.

El Ministerio de Economía (MEF) ya recibió las inquietudes de los shop-pings y de la Cámara de Comercio y Servicios (CNCS) sobre este tema y en ambos casos se solicitaron más controles al ingreso de mercadería.

El administrador de tres de los principales shoppings de la capital (Montevideo, Portones y Tres Cruces), Carlos Lecueder, lo manifestó informalmente. El empresario dijo que la situación si bien “no es dramática”, es “difícil” y “compleja” por lo que “es un tema que el gobierno va a tener que encarar”.

“Me preocupa más en el largo plazo el ingreso de paquetes desde Estados Unidos”, dijo en una breve conversación telefónica desde aquel país. Lecueder explicó que esa mercadería no paga impuestos y su ingreso responde a una situación menos coyuntural que la brecha cambiaria con Argentina.

Según pudo saber El País, Lecueder solicitó al MEF mayor dureza en los controles aduaneros. Si bien en la frontera terrestre aplica la medida del “Cero kilo”, en el sector se percibe que esa misma rigidez no aplica para los ingresos por vía marítima o aérea.

A su vez, la Asesoría de Política Comercial del MEF recibió la semana pasada a representantes de la CNCS que pidieron más controles al ingreso de encomiendas (ver nota aparte).

En Punta Carretas Shopping se rehusaron a brindar datos sobre la evolución de las ventas, pero su gerente general, Mauricio Oppenheimer, dijo que el efecto de las compras en Buenos Aires afecta sobre todo a las ventas de productos de un valor unitario más alto, donde el consumidor percibe mayor ahorro. Como otro impacto indirecto, señaló que los gastos del otro lado del charco no se limitan a las compras de indumentaria sino también en hoteles, restaurantes y otras salidas que generan una “caída en el ingreso disponible” que las familias pueden volcar en el mercado local.

De todos modos, Oppenheimer dijo que en el shopping “son optimistas”; ven “muy difícil” que la ventaja de precios relativos se mantenga en el largo plazo. Dijo que el ajuste “puede venir ya sea porque la inflación interna (en la vecina orilla) sea muy fuerte o porque el tipo de cambio baje en Argentina o en Uruguay suba”. En cuanto al ingreso de encomiendas, afirmó que es “muy difícil cuantificar” su impacto en el sector.

En tanto, el presidente de Grupo Centro, Nelson Gagliardi, dijo a El País que esa zona de la capital “no escapa” a estos problemas, pero que el comerciante “salió a dar batalla”. “Hemos registrado que ha respondido sacrificando sus utilidades, ha salido a competir duramente a Argentina. Eso se puede constatar observando las ofertas de los comercios que se están exhibiendo en las vidrieras para no quedarse de brazos cruzados”, mencionó como muestra.

Fuente

EL PAIS | ECONOMIA | 21/05/2013 | Pág . 11