La propuesta de refinanciación de las deudas familiares en dólares que resumió el ministro de Economía, Alejandro Atchugarry, y que prevé la suspensión de las ejecuciones hasta el 15 de julio de 2003, consiguió ayer el respaldo del Partido Colorado, la mayoría del Partido Nacional y el Partido Independiente, desactivando de ese modo la posibilidad…

La propuesta de refinanciación de las deudas familiares en dólares que resumió el ministro de Economía, Alejandro Atchugarry, y que prevé la suspensión de las ejecuciones hasta el 15 de julio de 2003, consiguió ayer el respaldo del Partido Colorado, la mayoría del Partido Nacional y el Partido Independiente, desactivando de ese modo la posibilidad de la aprobación de un proyecto de ley para detener las acciones judiciales presentado por la bancada del Frente Amplio.

Las bancadas de todos los partidos se reunieron en la víspera para fijar posición sobre la fórmula redactada por el ministro, producto de las negociaciones con los sectores políticos y los representantes de las instituciones financieras públicas y privadas.

En la presente jornada, los bancos asumirán un compromiso público sobre la aplicación del acuerdo. Al mismo —de adhesión voluntaria— podrían sumarse las cajas Profesional y Notarial, que ya tienen sus propios sistemas de facilidades. En tanto, también los círculos de ahorro tienen disposición a suscribir el planteo.

La fórmula atiende las obligaciones contraídas por personas y familias antes de junio de 2002 bajo una consigna central: preservar la estabilidad y la protección del ahorro.

La iniciativa —que refiere a los préstamos hipotecarios, prendarios y de consumo— contempla una baja de tasa de interés, extensión de plazos y remisión de intereses moratorios por parte de las instituciones financieras. El Estado, por su parte, ofrece el otorgamiento de exoneraciones fiscales a favor del deudor. La unión de esos componentes lleva a que la cuota en dólares se reduzca casi a la mitad del contrato de emisión.

REUNIONES. A última hora de la tarde de ayer, el ministro Atchugarry se comunicó con el coordinador de la bancada del Partido Nacional, Gustavo Borsari, para anunciarle su compromiso y de las instituciones bancarias de que no habrá ejecuciones hasta el 15 de julio.

“Esta vía (la administrativa) es mucho más rápida que la ley. Ya desde mañana (hoy, martes 3) se suspenderán las ejecuciones”, reflexionó el diputado Carlos González Alvarez, del Herrerismo, que está de acuerdo con la oferta del gobierno.

Los herreristas, de todos modos, decidieron nombrar a los diputados Luis María Leglise y al propio González Alvarez para que hagan un seguimiento del cumplimiento de lo acordado, cuya interrupción podría generar “consecuencias políticas” para el ministro, advirtió Borsari.

Previo a la reunión de la bancada del nacionalismo, una delegación de Correntada Wilsonista se entrevistó con Atchugarry para extenderle “una nueva carta de crédito” al ministro “para implementar los instrumentos de refinanciación”, al tiempo que se reserva “el derecho de proponer una solución legislativa si no se alcanza el objetivo”, según establece una resolución adoptada por la agrupación. La actitud de los dos diputados del sector era clave para evitar la vía legal.

“Es un mensaje dirigido a los acreedores”, advirtió Gallinal. Asimismo, dijo que quedó pendiente la atención de los deudores en pesos. No obstante, aseguró que el ministro alentará la rebaja de las tasas en las operaciones con tarjetas de crédito.

Durante la reunión de la bancada partidaria, el diputado Arturo Heber, de Línea Nacional, expresó anoche una objeción a la propuesta oficial. “La propuesta se refiere a quienes tienen créditos atrasados antes de junio de 2002 y deja fuera a quienes tienen el crédito no vencido. Eso es injusto porque se premia a quien se atrasó antes de la devaluación y no a quienes se sacrificaron para pagar”, dijo en la reunión. En consecuencia, pidió que los créditos vigentes también se incluyan en la salida.

COLORADOS. El líder del Foro Batllista, Julio María Sanguinetti, convocó ayer a los legisladores de su sector a apoyar las medidas administrativas del gobierno, pero a su vez pidió que haya un punto final en el tema, dijeron a El País fuentes del sector. En el curso de una reunión que se llevó a cabo en el Palacio Legislativo, de la que participaron senadores y diputados foristas, Sanguinetti hizo votos para que la fórmula se adopte con el mayor respaldo político posible e insistió en que debe quedar claro, a nivel de la opinión pública, que la solución es definitiva.

El Foro consideró como “una novedad importante” el acuerdo alcanzado con los bancos para que no se inicien nuevas acciones de ejecución a ningún deudor en los próximos 45 días y que a su vez puedan ser detenidos los procesos en curso.

Larrañaga mantiene rechazo

El senador Jorge Larrañaga comunicó que su sector, Alianza Nacional, insistirá con la necesidad de la aprobación de una ley de refinanciación de adeudos. La agrupación es la única dentro del Partido Nacional que rechazó el acuerdo alcanzado.

“El gobierno se pierde la oportunidad de resolver este tema. Esto es un parche. Si no puede con los gerentes del BROU, tampoco podrá con los gerentes de los bancos privados”, indicó.

“El ministro Atchugarry se acuerda de este tema cuando está contra las sogas, en un atolladero político en la Cámara de Representantes. No es posible que se busquen refinanciaciones con un canje voluntario en materia exterior y no se intente una solución para el endeudamiento interno en dólares. Además, cuando el gobierno es responsable por romper la política cambiaria”, dijo.

Asimismo, una delegación de la coordinadora de deudores en dólares se reunió con dirigentes del Directorio del Partido Nacional para transmitirle su visión de la propuesta ministerial.

“Se han dado pasos, pero es insuficiente”, sentenció Beatriz Valls. La delegada reivindicó la suspensión “de todas las acciones y remates judiciales”, pero “no para siempre”, dijo, “sino hasta que salga una ley en la que estemos contemplados todos los deudores en dólares”.

La coordinadora reclama la instalación de una mesa de negociación donde estén representados “para trabajar en una ley”. Sobre la solución, dijo que “deja cantidad de gente afuera”, como “los particulares y las empresas”.

“No suspende las ejecuciones totalmente. Lo que hace es una suspensión por 45 días, pero para los deudores que se presenten a refinanciar con un contrato nuevo, entendemos que puede ser peligroso”, concluyó.

Posiciones politícas

– La Agrupación de Gobierno del Frente Amplio decidió poner sus 40 votos a favor de una suspensión de ejecuciones por ley, lo cual fue ratificado por la Mesa Política.

– Apoyarán la iniciativa, además, el representante del Nuevo Espacio Felipe Michelini, los 4 diputados de Alianza Nacional Julio Cardozo, Roberto Arrarte, Julio Lara y Alberto Perdomo, y la diputada independiente Alejandra Rivero. Son 46 votos. Le faltan 4 para impulsar la ley.

– El Herrerismo, Correntada Wilsonista (CW) y Desafío Nacional dieron su apoyo a la salida administrativa.

– El diputado Arturo Heber (Línea Nacional) aún duda si apoya la salida administrativa, dijo a El País. Pretende incluir en la fórmula a los titulares de los créditos vigentes que se sacrificaron para estar al día

– El Partido Colorado respalda en bloque la solución propuesta por el Poder Ejecutivo.

– El Partido Independiente (PI) propondrá esta tarde en la sesión de la Cámara Baja una declaración tendiente a dar por suficientemente discutido el tema de las ejecuciones con el fin de que no se utilice con fines electorales.