El gobierno reducirá gradualmente en cerca de un 80% el circulante de Letras de Tesorería en pesos y así dejará de incidir en el mercado de cambios con ese mecanismo, permitiendo una flotación más limpia de la moneda estadounidense, anunció ayer el ministro de Economía y Finanzas, Alejandro Atchugarry a la Unión de Exportadores. Además,…

El gobierno reducirá gradualmente en cerca de un 80% el circulante de Letras de Tesorería en pesos y así dejará de incidir en el mercado de cambios con ese mecanismo, permitiendo una flotación más limpia de la moneda estadounidense, anunció ayer el ministro de Economía y Finanzas, Alejandro Atchugarry a la Unión de Exportadores.

Además, el Banco Central comenzó a manejarse con emisiones de Letras de Regulación Monetaria, también en moneda nacional, que se irán lanzando al mercado en función del cumplimiento de las metas monetarias establecidas para cada mes y no de las necesidades de financiación del Estado, informaron fuentes oficiales a El País. La primera licitación se hizo ayer a 22 días de plazo (ver página 12).

En el caso de las Letras de Regulación Monetaria el deudor es el Banco Central, mientras que en las Letras de Tesorería el deudor es el gobierno.

Esta modificación obedece al cambio de escenario derivado del éxito del canje de deuda pública. Previo a su concreción, el gobierno tenía en las letras en pesos prácticamente su única fuente de financiación. La mayor facilidad para colocar letras en dólares y los desembolsos recibidos de los organismos multilaterales de crédito hacen que no existan en este momento problemas de financiamiento a la vista, dijeron las fuentes.

DEMANDA. Las licitaciones de las Letras de Tesorería en pesos aumentaban la demanda de la moneda nacional, porque ofrecían retornos atractivos, con intereses superiores a la inflación prevista. Y su efecto en el mercado cambiario era la baja del dólar.

Por consiguiente, observadores consultados prevén que la cotización de la divisa podría comenzar a subir, y ayer mismo cerró con leve alza.

Adicionalmente, Atchugarry adelantó que el gobierno elaboró un decreto que baja de 2% a 0,01% la tasa del Impuesto a los Activos Bancarios (Imaba) que gravaba la prefinanciación de exportaciones contratada tanto con bancos locales como con extranjeros. También abatirá en la misma proporción el Impuesto al Contralor del Sistema Financiero (Icofisi).

El anuncio lo hizo ayer Atchugarry al presidente de la Unión de Exportadores, Daniel Soloducho y a los directivos de esa cámara, Edmundo Macchi, Rosario Olaso y Teresa Aishemberg. Atchugarry estuvo acompañado por su asesor en temas tributarios, David Eibe.

Soloducho explicó que la gremial veía que con la caída del dólar “se iban perdiendo todos los esfuerzos que había hecho el país” en cuanto a mejorar la competitividad, pero que como ahora el gobierno necesita menos financiación, Atchugarry les dijo que se ofrecerá “mucho menos” en Letras de Tesorería en pesos.

“Esto es una ayuda para que el dólar libremente se sitúe donde tiene que estar. No existe una cotización exacta pronosticable”, consideró.

“Nosotros estamos a las variables del mundo. Nadie tiene un tipo de cambio fijo. Pero no se puede decir que un mercado es totalmente libre, cuando dando Letras con un 35% de utilidad en dólares se llevan todos los pesos del mercado. El ministro nos informó que el gobierno iba a licitar muchas menos letras. Hay que esperar un tiempo, pero creo que el planteamiento es muy positivo. Va a mejorar el avance a la flotación limpia”, consideró el empresario.

MUCHO MENOS. Consultado sobre a cuánto se reducirá la emisión de letras respondió que será “mucho menor y no superará la cuarta parte de lo que se emitía”.

La utilización masiva de estos papeles en pesos también había sido cuestionado en un documento interno de la Cámara de Industrias del Uruguay.

El presidente de la Unión de Exportadores enfatizó que para la gremial lo fundamental es que no exista una política “de ancla” del tipo de cambio “que tanto problema le trajo al país con el atraso cambiario”.

Con respecto a las últimas semanas, señaló que “es claro que hay una pérdida cuando uno hizo los negocios a un dólar 15% más alto que cuando uno los está cobrando; esto hace que los negocios que muchas veces se hacen apenas para sobrevivir ocasionen grandes pérdidas a los exportadores”.

El dólar interbancario cayó en la venta desde el 20 de mayo pasado 10,8%.

Soloducho aseguró que el ministro se mostró optimista en relación a las perspectivas del sector exportador como generador de empleos.

Por otro lado, el gobierno abatirá el Imaba del 2% al 0,01% para la prefinanciación de exportaciones, dando satisfacción así a un viejo pedido de la Unión de Exportadores.

DECRETO. El borrador del decreto para bajar el Imaba y el Icofisi que Atchugarry entregó a Soloducho determina que el monto de los préstamos sobre el que se aplicará la reducción de las tasas, no podrá superar el 80% del valor Fob que se prefinancia. La medida beneficia al 80% de las exportaciones.

Los exportadores deberán presentar una declaración jurada donde consten los datos de los embarques que realizarán, como forma de que no se produzcan abusos.

En la reunión con el ministro los empresarios también mostraron su inquietud por el actual nivel de las tarifas públicas pero sobre este tema no recibieron anuncios de Atchugarry.

Por otro lado, la Unión de Exportadores presentó al gobierno un proyecto para ayudar a volcarse al mercado externo a empresas medianas y pequeñas que la gremial seleccionará. Se pretende tener algún tipo de respaldo del gobierno para enfrentar “los costos iniciales”, dijo Soloducho. Estos costos serían restituidos una vez realizada las primeras ventas externas de las firmas que participarán del programa.