El Mercosur se dispone a firmar un histórico tratado de libre comercio con Israel, posiblemente anticipándose al ingreso de Venezuela a la organización sudamericana, dijeron ayer en Ginebra voceros de la negociación. El acuerdo, que se espera sea completado hoy, sería el primer tratado de libre comercio del Mercosur, un mercado de casi 250 millones…

El Mercosur se dispone a firmar un histórico tratado de libre comercio con Israel, posiblemente anticipándose al ingreso de Venezuela a la organización sudamericana, dijeron ayer en Ginebra voceros de la negociación.
El acuerdo, que se espera sea completado hoy, sería el primer tratado de libre comercio del Mercosur, un mercado de casi 250 millones de personas, y al cual intenta ingresar Venezuela, cuyo presidente, Hugo Chávez, ha cuestionado en repetidas oportunidades a Israel.

“La idea es concluir todos los detalles y completarlos en su totalidad mañana (jueves)”, dijo a la agencia AP, Itzhak Levanon, embajador de Israel ante organizaciones internacionales en Ginebra.

El flujo comercial entre Israel y América del Sur es relativamente pequeño. Nadie espera que exista una fuerte expansión comercial como resultado del acuerdo.

Levanon se negó a comentar qué productos o servicios serán incluidos en el tratado, pues las conversaciones continúan. Dijo que el acuerdo final sería firmado a mediados de diciembre, posiblemente en Uruguay.

Las conversaciones en Ginebra esta semana, la octava ronda entre Israel y Mercosur, se basaron en previas discusiones en Brasil, Israel y Uruguay, dijo Levanon, quien representa al estado judío en la Organización Mundial de Comercio.

“Esto se halla en camino de concretarse, a menos ocurra algo inesperado, que no preveo” dijo el funcionario israelí a The Associated Press. El potencial acuerdo “demuestra la importancia del mercado de Israel”, añadió.

Israel ya firmó una serie de tratados de libre comercio, entre ellos con EEUU, la Unión Europea, Canadá y México.

Pero el Mercosur tuvo problemas para alcanzar consenso con los 27 países de la UE, debido a desacuerdos sobre la apertura de sus mercados agrícolas a las naciones del viejo continente.