‘Si el mercado lleva el dólar a un determinado valor, ese es el valor que debe t! ener. No creo que sea sano que el gobierno esté interviniendo para levantarlo ni para bajarlo. Tiene que tener las cuentas lo más ordenadas posible para no tener presiones indebidas ni para arriba ni para abajo’, dijo Benavente.La…

‘Si el mercado lleva el dólar a un determinado valor, ese es el valor que debe t! ener. No creo que sea sano que el gobierno esté interviniendo para levantarlo ni para bajarlo. Tiene que tener las cuentas lo más ordenadas posible para no tener presiones indebidas ni para arriba ni para abajo’, dijo Benavente.

La asesora de la Cámara de Comercio explicó que la gremial ‘atiende además del sector comercial, a todo el sector privado, por eso nuestro planteo abarca toda la economía.

Al comercio le viene bien que el dólar esté bajo, porque eso alienta el consumo y facilita los pagos en dólares, lo que es pro comercio. Pero también es cierto que si se observa la economía en su conjunto, uno tiene que mirar las causas por las cuales se está llegando a este valor del dólar, si es sostenible y si es sano para la economía. Porque si algo no es sano para la economía, a la larga tampoco lo será para el sector comercial’.

Agregó que ‘tenemos factores de oferta y de demanda que están afectando el precio del dólar. Los factores de oferta son el superávit de la c! uenta comercial, y posiblemente el superávit de la cuenta corriente. Y a la vez una región en la que el dólar está bastante planchado. Todas esas son influencias que tenemos para que el dólar en Uruguay esté más caído que antes. Por el lado de la demanda, los grandes demandantes de dólares son los Fondos de Pensión y los bancos. A los primeros, el Banco Central del Uruguay les limitó la tenencia de moneda extranjera, con lo cual aunque quieran no pueden comprar. Y los bancos, así como los Fondos de Pensión, son grandes tomadores de Letras de Tesorería en moneda nacional, que tienen tasas muy importantes. Con esto, la autoridad monetaria está aplastando la demanda. De pronto, lo que sería sano es que el dólar vaya al nivel que tenga que ir, el nivel de equilibrio, pero sin esa presión indebida sobre la demanda que está haciendo el Banco Central”,