Cumbre tratará de "mover la aguja" en la agenda multilateral

En momentos de complejidad e incertidumbre política sobre el futuro del funcionamiento del multilateralismo, la excanciller argentina y presidenta de la XI Conferencia Ministerial de la Organización Mundial del Comercio (OMC), Susana Malcorra, dijo que sería “todo un logro” que la próxima cumbre de diciembre lograra “mover la aguja” en la agenda para evitar que el intercambio comercial se transforme en una “jungla”.

La diplomática de la vecina orilla clausuró este jueves en Buenos Aires un seminario para periodistas que organizó la OMC, una instancia previa a la conferencia ministerial del organismo en diciembre, cuya apertura estará a cargo del presidente Mauricio Macri. El mandatario ya transmitió invitación a la mayoría de sus pares de la región para que América Latina se encolumne detrás de multilateralismo comercial.

Malcorra, la primera canciller que tuvo el gobierno de Macri, explicó que este nuevo rumbo en la conducción externa tiene su base en la estrategia de “inserción inteligente con el mundo” que definió Macri cuando tomó las riendas del poder.

“La idea es tener un relacionamiento con los países de forma práctica y desideologizada. Todos compartimos que tiene que haber apertura en las reglas de comercio. Argentina quiere tener un rol de liderazgo junto con la región”, dijo a su turno el canciller argentino, Jorge Faurie.

“Esto está pasando en un momento en que la visión respecto al libre comercio está en una encrucijada, hay cuestionamientos”, reconoció Malcorra, en alusión al giro que tomó EEUU bajo la égida de Donald Trump y su perfil proteccionista orientado a la bilateralidad.

Sin embargo, cuando El Observador consultó a Malcorra sobre qué postura esperaba de los negociadores de EEUU en la próxima conferencia ministerial de la OMC de diciembre, trazó un panorama más optimista.

En ese sentido, destacó como “positivo” los indicios que ha mostrado EEUU en los últimos días de involucrarse en la negociación multilateral de la OMC, promoviendo cambios en el régimen de solución de controversias de ese organismo. “He escuchado que van a ser fuertes y duros, pero quieren un resultado positivo de la ministerial”, afirmó Malcorra.

De acuerdo a la funcionaria del gobierno argentino, el objetivo que buscará la presidencia de su país en la conferencia será la de llegar a “un consenso que mueva la aguja”. “Aunque nos deje mucho trabajo por hacer a futuro”, dijo.

Cautela con avances
“Hay vida después de Buenos Aires. A veces se pierde de vista que la OMC es un continuo que tienen que asegurase su futuro”, precisó Malcorra durante el intercambio que mantuvo con periodistas de Latinoamérica, buscando reducir las expectativas sobre grandes acuerdos en temas sensibles como el capítulo agrícola.

En ese contexto, la visita de Trump a China en las próximas semanas puede ser un factor clave para que ambas potencias puedan limar algunas de las diferencias en el rubro agrícola, algo que tendría sus efectos positivos en la agenda multilateral de diciembre.

“Tenemos que desarrollar una narrativa que conecte lo que se hace en la OMC en materia de comercio para que no sea una jungla. Es importante para que la gente vea para qué sirve en la vida real y el impacto que tiene”, comentó.

En ese marco, la presidenta de la XI Conferencia Ministerial de la OMC se ha encargado de recorrer varios países en las últimas semanas para “testear” el clima que existen entre los negociadores de los 164 miembros del organismo, para ver en qué puntos pueden lograrse los consensos imprescindibles para actualizar la base de la agenda que se creó en la Ronda Uruguay de 1994.

“Tenemos que desarrollar una narrativa que conecte lo que se hace en la OMC en materia de comercio para que no sea una jungla. Es importante para que la gente vea para qué sirve en la vida real y el impacto que tiene”, comentó Malcorra.

En ese sentido, el estado actual de las negociaciones indicaría que no habría un acuerdo en las ayudas domésticas que los países desarrollados dan a sus productores agrícolas, pero sí podría trazarse una hoja de ruta para resolverlo.

“Soy cautamente optimista”, dijo Malcorra, quien añadió que sí podrían surgir avances concretos en los stock de tenencias públicas para seguridad alimentaria que tienen algunos países como China o India, que dan ciertos privilegios para la producción interna en detrimento de la importación.

Otro de los puntos donde pueden surgir progresos en diciembre es en el capítulo de la pesca. “Tiene que ver con la sustentabilidad, la protección de los espacios marítimos propios, la legalidad y la sobrepesca”, adelantó la jerarca.

Mipymes y e-commerce
Otro de los puntos por fuera de la agenda básica de la próxima ministerial de la OMC donde Malcorra espera avances es lo referido a las reglas que puedan definirse para que empresas desde 1 o 2 personas (mipymes) también puedan sacar provecho del crecimiento del comercio mundial que volvió a cobrar impulso. “Hay más posibilidades que con más comercio ello se derrame en un efecto cascada sobre las mipymes”, apuntó Malcorra.

En tanto, el e-commerce (comercio electrónico) es otro de los tópicos de la agenda donde la conferencia también puede trazar un camino a recorrer a futuro, ya que este tema ha estado desde hace tiempo “muy fragmentado” en los abordajes de las pasadas conferencias. “La realidad muestra que el sistema es perfectible con una OMC más aggiornada al siglo XXI”, indicó.

La facilitación de inversiones y las cuestiones de género son otros de los temas donde también se percibe un grado de consenso importante entre los negociadores de los miembros de cara al encuentro de diciembre.

“Tenemos que hacer un esfuerzo por entender las distintas perspectivas para generar los consenso para cuando se llegue a blanco sobre negro. Necesitamos que los negociadores lleguen a Buenos Aires con algo concreto. Sabemos que están trabajando en ese sentido”, reconoció Malcorra.

Fuente: El Observador