Los ambientalistas de Gualeguaychú sabían que la Prefectura uruguaya seguiría de cerca cada segundo de la movilización. Tal vez por eso decidieron no pisar territorio enemigo. Una veintena de lanchas participó ayer de la caravana náutica por el río Uruguay, que se fijó como destino el balneario Las Cañas, en Fray Bentos, cerca de donde…

Los ambientalistas de Gualeguaychú sabían que la Prefectura uruguaya seguiría de cerca cada segundo de la movilización. Tal vez por eso decidieron no pisar territorio enemigo.
Una veintena de lanchas participó ayer de la caravana náutica por el río Uruguay, que se fijó como destino el balneario Las Cañas, en Fray Bentos, cerca de donde funciona la planta de celulosa de la finlandesa Botnia.
Los ecologistas decidieron no descender al balneario de Fray Bentos para evitar incidentes con las fuerzas de seguridad de Uruguay, sostuvo ayer Raúl Almeyda, miembro de la Asamblea Ambiental de Gualeguaychú a la agencia de noticias Efe.
“Hay muchos efectivos en el balneario, así que preferimos evitar incidentes. Nos mantenemos a unos 50 metros de la costa”, señaló ayer el asambleísta desde una de las 20 embarcaciones que participaron de la manifestación en repudio a la fábrica de celulosa.
Las lanchas, que volvieron a mostrar banderas argentinas y carteles de “No a las papeleras”, permanecieron un tiempo frente al balneario más cercano de la planta. “Tabaré violador” se leyó en una de las embarcaciones, en referencia a la supuesta violación del Tratado del Río Uruguay por parte del gobierno uruguayo. ¿Si bien no pisaron tierra, celebraron el hecho de haber podido realizar la manifestación. Es que la movilización estaba prevista para
la semana pasada, y por tierra, pero no se pudo concretar por la decisión del presidente Tabaré Vázquez de cerrar por unas horas todos los pasos fronterizos entre ambos países, que mantienen un conflicto por la instalación de Botnia.
El ambientalista dijo que las personas que disfrutaban de una jornada de sol en el balneario se mostraron indiferentes a la protesta de los argentinos, a pesar del fuerte operativo instalado en las inmediaciones a la planta.
Mientras los piqueteros de Gualeguaychú realizaban la manifestación acuática, sus pares de Colón mantenían cortada la ruta que uue a la ciudad argentina de Colón con Paysandú.
Los manifestantes instalaron sobre el puente una “zona de corte”, que consistió en un tramo de unos 100 metros delimitado por barriles de chapa, y se instalaron allí con sus banderas y pancartas.
Por otro lado, la asamblea ambientalista de Gualeguaychú resolvió esperar una reunión en la cancillería argentina para definir el corte de la ruta nacional 14.
Algunos asambleístas pretendían realizar la medida en el día de ayer, pero la mayoría definió aguardar los resultados de la reunión que se realizaría el miércoles próximo.
En la reunión se analizará el pedido de los piqueteros de disponer de un bloqueo comercial a Uruguay y presentar una nueva medida cautelar en la Corte Internacional de La Haya.