La Cámara entiende que las autoridades tienen que hacer respetar el derecho de propiedad como un derecho fundamental plasmado en nuestra Constitución.Precisamente, este derecho se ha visto seriamente lesionado con las leyes y proyectos de ley de refinanciaciones, con amnistías para deudores morosos, con imposiciones al Banco de la República para que refinancie ciertos sectores,…

La Cámara entiende que las autoridades tienen que hacer respetar el derecho de propiedad como un derecho fundamental plasmado en nuestra Constitución.

Precisamente, este derecho se ha visto seriamente lesionado con las leyes y proyectos de ley de refinanciaciones, con amnistías para deudores morosos, con imposiciones al Banco de la República para que refinancie ciertos sectores, con proyectos de suspensión de ejecuciones, etc.

Medidas de este corte solamente enrarecen el clima de recuperación de la confianza que se estaba empezando a dar en el país. La sola mención de la posibilidad de legislar en materia que es competencia de la voluntad de las partes, ya ha llevado a una retracción en el crecimiento de los depósitos y en los pagos que los deudores venían realizando.

Y demuestra una vez más que la verdadera oposición no es entre los deudores y los bancos, sino entre los deudores y los ahorristas. Toda flexibilización general que se imponga para los deudores, se impondrá necesariamente para los ahorristas. De allí el peligro de que se genere una nueva crisis de confianza con los consiguientes riesgos que ella implica.

La Cámara considera que acciones como las que se están proponiendo constituyen un serio peligro para el futuro otorgamiento de créditos y podrían tirar por la borda todo el sacrificio que en materia de demostración de seriedad y de confiabilidad ha hecho el país entero y que ha sido reconocido internacionalmente, tal como lo demuestra el exitoso canje de la deuda externa.

 

Montevideo, 29 de mayo de 2003