EL BCE advierte por efecto negativo en la economía mundial.

Constancio destacó en una conferencia en Fráncfort los efectos económicos negativos que podrían tener esas políticas proteccionistas, que Trump anunció cuando estaba en campaña electoral, pero todavía no ha concretado.

Por eso, Europa debe apoyarse en políticas que impulsen la demanda interna y que apoyen el crecimiento, es decir, estímulos fiscales y más reformas en políticas de competencia.

El BCE revaluará la situación de nuevo en diciembre y, dependiendo de lo que ocurra en los mercados hasta entonces, tendrá algo más qué decir o no, según su vicepresidente.

Además, se mostró preocupado por la inflación de la zona del euro, que todavía está muy lejos del objetivo del BCE, algo por debajo del 2 %.

El vicepresidente del BCE hizo hincapié en que “nos gustaría ver un punto de inflexión en la inflación subyacente (que descuenta los elementos más volátiles como la energía y los alimentos) porque sería un buen indicador de que la inflación se beneficia de factores internos”.
Es posible que el BCE anuncie en diciembre prolongar sus estímulos monetarios más allá de marzo de 2017.

Constancio dijo que “la economía mundial afronta de nuevo un grado de incertidumbre anormal y que las consecuencias puede que no sean inmediatas”.

“La percepción del mercado de que Estados Unidos se embarca en una nueva fase de política fiscal expansionista ha elevado el optimismo con efectos visibles en los mercados financieros la semana pasada”, según Constancio.

El vicepresidente del BCE señaló que los mercados consideran que los estímulos fiscales “pueden romper la trampa de liquidez que ha dificultado el crecimiento en las economías avanzadas”.

Por eso la semana pasada se produjo un desplazamiento de bonos a acciones: los precios de las acciones subieron, mientras que el valor de los bonos en todo el mundo cayó cerca de un 1 billón de euros, según Constacio. Estos movimientos se producen porque el mercado considera que los estímulos fiscales incrementarán el crecimiento y la inflación más adelante, permitiendo una normalización de la política monetaria de Estados Unidos a tipos de interés más elevados, añadió.

Fuente: http://www.elpais.com.uy/economia/noticias/preocupa-europa-que-trump-aplique.html