El momento dulce que vive Uruguay no ha sido ajeno a las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes), que han crecido y se han fortalecido en los últimos años de la mano de la expansión económica que ha experimentado el país. Las autoridades, de todos modos, ven con preocupación la escasa diversificación de este sector…

El momento dulce que vive Uruguay no ha sido ajeno a las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes), que han crecido y se han fortalecido en los últimos años de la mano de la expansión económica que ha experimentado el país. Las autoridades, de todos modos, ven con preocupación la escasa diversificación de este sector de la economía, puntualmente en su nivel de vinculación con la cadena exportadora.

Las mipymes están focalizadas en el mercado interno, tanto por el crecimiento económico de los últimos años como por motivos culturales. En caso de un cambio de ciclo, en el que el consumo doméstico pierda la fuerza que hoy mantiene, los emprendimientos sentirían el impacto lo que generará cierres de empresas y pérdidas de empleos.

En la reciente encuesta nacional Mipymes comerciales, industriales y de servicios del Ministerio de Industria, Energía y Minería (MIEM), que estuvo a cargo de Equipos Mori, se reveló que solo entre el 4% y 6% de lo producido por este sector se vende como exportación. “Es un tema que se percibe desde 2008, cuando se constató y se clasificó a las pymes como muy poco exportadoras. Históricamente, es una lectura preocupante. No tenemos cultura exportadora”, dijo Pablo Villar, director de la Dirección Nacional de Pequeñas y Medianas Empresas (Dinapyme) del MIEM, a El Observador.

Los datos divulgados hace 10 días por el Banco Central del Uruguay (BCU) sobre el PIB remarcaron la dependencia del crecimiento uruguayo del consumo interno. Mientras la crisis económica internacional, sobre todo en Europa, repercutió en las ventas uruguayas en el exterior, las empresas locales ?como las mipymes?apostaron por el consumo doméstico. Así, la expansión se mantuvo durante el tercer trimestre sobre la media de la economía pese a una pequeña desaceleración, desde 5,9% a 5,7%. La evolución ha sido alimentada por el crecimiento de los salarios y los elevados niveles de ocupación que exhibe el mercado laboral.

El asunto será si las mipymes soportarán un cambio en la dinámica de la economía. Hay microempresas que mantienen activos inferiores a los US$ 50 mil (39%), mientras que hay medianas, el 24%, que tienen activos superiores a los US$ 50 mil, según la encuesta del MIEM. Las autoridades, a través de incentivos, procuran brindarles a las mipymes un perfil exportador. Pero, “no todas quieren y no todas necesitan”, aseveró Villar.

“Nuestra preocupación mayor se centra en incorporar a las empresas a la cadena de valor agregado, para que queden enganchadas a empresas que sí son exportadoras. Así se llegaría a que las mipymes, al menos, sean exportadoras de forma indirecta”, agregó el director de Dinapyme. La idea es que el nivel de competitividad y actualización tecnológica “sean de empresas exportadoras”, poniendo “el acento en la profesionalidad y la gestión”, añadió. “Igualmente, las empresas tendrían dos ventanas de venta: el mercado interno y el mercado externo”.

Villar destacó que el diálogo sectorial de negociación de salarios ha permitido “una mirada más específica” y “real” del sector. El funcionario del MIEM indicó que también trabajan para evitar la mortandad de empresas, “de esas que están uno o dos años y deben cerrar para pérdida de todas las partes”. Dijo que se focalizan en la “formación de nuevos emprendedores, en los que quieren abordar un nuevo emprendimiento”.

El director de la Dinapyme indicó que el aumento de la cantidad de las mipymes ha estado acorde a las expectativas de la economía y que no ha sido un crecimiento explosivo. En Montevideo hay 72.092 empresas de este tipo y en el interior 64.599, con un total de 136.691. Las compañías concentradas en el área de servicios llevan la delantera con el 53% (72.240 empresas), le sigue el comercio con el 37% (50.443), y por último viene la industria con el 10% (14.008). Las microempresas representan el 84% (114.456) del sector, las pequeñas el 13% (18.399) y las medianas solo el 3% (3.836).

Estos emprendimientos económicos tienen su área de dominio en el barrio (el 47%) y en el resto de la ciudad (42%). “Puede afirmarse que la mayoría” de las micros, pequeñas y medianas empresas “venden sus productos y servicios en zonas relativamente cercanas”, aseguró el informe del MIEM. En el caso de las empresas establecidas en el interior, el 10% asegura vender sus mercaderías o servicios en Montevideo. “Por otra parte, las empresas que exportan son la minoría: solamente el 4% de las encuestadas afirman realizar exportaciones propias, mientras que las que venden al exterior a través de terceros son el 2%”, agregó el reporte.

Las TIC, la otra preocupación

En las autoridades también preocupa la actualización informática y el uso de las Tecnologías de la Información (TIC) de las mipymes, muchas de las cuales cuentan apenas con una PC ?otras directamente no tienen? o no poseen un software que le facilite la gestión y, por ende, aumente la productividad. “Se debe utilizar software que mejoren la gestión, uno de los factores clave de la productividad”, dijo el director de la Dinapyme. “Aún no se tiene una medición clara del impacto de esto. No lo tienen medido a nivel empresarial. No está ni medido ni cualificado. Esto es un desafío”, añadió. Villar indicó que se debe buscar un grado de actualización adecuado y que se encuentran estudiando una metodología para introducir mejoras tecnológicas en estas empresas.

Ante la consulta sobre si la empresa dispone de computadora, solo el 65% de las empresas respondió afirmativamente. “El sector de actividad que cuenta con computadoras en mayor medida es el de los servicios (73%), seguido por el industrial (63%) y el comercial (53%). Se encuentran diferencias pronunciadas en cuanto a las distintas subregiones estudiadas. Las zonas menos informatizadas son el este y el centro del país. En ellas, menos de la mitad de las mipymes cuentan con computadora”, explicó la encuesta del MIEM.

“Se observan significativas variaciones en lo que respecta al número de computadoras que poseen las mipymes. En este sentido, el 47% de las empresas cuentan con una computadora; el 19% tienen dos, mientras que el 33% trabajan con más de tres (y, en algún caso, llegan a tener hasta 150)”, puntualizó el sondeo.

Fuente: EL OBSERVADOR  ECONOMIA 26/12/2012 Página 12