La Unión Europea (UE) ve los acuerdos de reserva de carga entre los países del Mercosur como obstáculos para alcanzar un Tratado de Libre Comercio (TLC) entre ambos bloques.Así lo expresa el informe 2011 de la UE titulado Los Obstáculos al Comercio y la Inversión, que detalla las principales barreras al comercio que encuentran en…

La Unión Europea (UE) ve los acuerdos de reserva de carga entre los países del Mercosur como obstáculos para alcanzar un Tratado de Libre Comercio (TLC) entre ambos bloques.
Así lo expresa el informe 2011 de la UE titulado Los Obstáculos al Comercio y la Inversión, que detalla las principales barreras al comercio que encuentran en sus posibles socios estratégicos.

El informe se refiere directamente al acuerdo de reservas de carga existente entre Brasil y Argentina, situación que sería generalizada en el bloque americano si se alcanza el proyectado Acuerdo Multilateral de Cargas del Mercosur, para lo que solo hace falta la firma de Uruguay.

El acuerdo es impulsado especialmente por Argentina y por él viene luchando desde hace años en el seno del Sub Grupo de Trabajo número 5 del Mercosur (SGT5) correspondiente a transporte. Brasil y Paraguay ya lo han firmado, pero Uruguay se ha negado sistemáticamente por ser perjudicial para los intereses del país, especialmente en lo que respecta al tránsito de mercaderías entre los puertos del Mercosur, lo que impactaría directamente en la actividad del puerto de Montevideo.

El acuerdo del Mercosur pretende reservar las cargas para los buques de bandera de la región y mantiene excepciones para cada uno de los países. Uruguay solicita soslayar del mismo a los transportes feeder y, ante la negativa de Argentina, no se pliega al acuerdo.

Por el TLC. Muchas negociaciones en el marco del Mercosur avanzaron el año pasado por la presión que suponía alcanzar un TLC con la UE, pero los problemas ahora aparecen en las reservas de cargas, ya que son vistas como algo perjudicial para el bloque europeo. Desde el viejo continente se explica que en esas condiciones el comercio tendría mucho más restricciones que si se pudiera transitar en la región del Mercosur con buques de terceras banderas sin más obstáculos.

El informe del Consejo Europeo sobre las barreras de comercio llega en momentos en que la UE debe debatir sobre sus prioridades de accesos a mercados y servirá de base para el desarrollo de las discusiones.

En el capítulo del Mercosur, el documento hace referencia solamente a Brasil y Argentina, se detiene en los obstáculos proteccionistas, especialmente en las detracciones agropecuarias del gobierno de Cristina Fernández, pero encuentra un problema en el transporte de cargas de la región.

“En cuanto a Brasil y Argentina, existen restricciones en el transporte marítimo que afecta directamente a empresas de la UE. Acuerdos de reparto de carga entre Brasil y Argentina limitan las posibilidades de las compañías navieras de la UE en participar en el comercio internacional entre los dos países”, explica el informe.

Asimismo, agrega que “el tamaño y el crecimiento del comercio intra Mercosur y de los flujos comerciales UE-Mercosur, y el crecimiento probable como consecuencia de un posible acuerdo de libre comercio entre el Mercosur y la UE, hace que esta cuestión sea especialmente relevante para las empresas de la UE”.