En la mañana del miércoles 27 de mayo, en la sala de actos de la Cámara Nacional de Comercio y Servicios, se realizó el simposio INNOVACIONES en la EDUCACIÓN, organizado por Franklin Covey|Educación. En la misma se presentaron los enfoques de diversos actores de la comunidad local y de tres expertas en educación invitadas especialmente para…

En la mañana del miércoles 27 de mayo, en la sala de actos de la Cámara Nacional de Comercio y Servicios, se realizó el simposio INNOVACIONES en la EDUCACIÓN, organizado por Franklin Covey|Educación. En la misma se presentaron los enfoques de diversos actores de la comunidad local y de tres expertas en educación invitadas especialmente para el simposio que aportaron su profundo conocimiento sobre nuevos modelos educativos que tienen éxito en todo tipo de entorno socioeconómico y cultural. Uno de ellos denominado El Líder en Mí. Se inició la mañana con la presentación de los resultados de la “Encuesta de Cualidades Requeridas para Contratación de Personal”, difundida por las Cámaras junto con el equipo de FranklinCovey|Educación. El objetivo fue comprender y analizar desde el punto de vista de los empresarios cuál es el estado de situación actual respecto a las cualidades con las que cuentan los jóvenes que se incorporan a las empresas. El análisis se centró en determinar la capacitación de los jóvenes en las llamadas habilidades “blandas” o “sociales”. El 54% de los empresarios consultados entiende que los jóvenes de hoy al momento de iniciar su trabajo en una empresa, están “nada preparados” o “muy pocos preparados”. Las habilidades consideradas más importantes por el empresario a la hora de contratar una nueva persona para su empresa, tanto la responsabilidad como la capacidad para aprender cosas nuevas, son aquellas consideradas por más del 90% de los encuestados como importantes o muy importantes. El 87% de los consultados considera que contar con mano de obra capacitada exitosamente en las habilidades blandas, tendrá efectos directos positivos en la productividad de la empresa. Por lo tanto las carencias existentes en los jóvenes respecto a este tipo de habilidades suponen una traba para mejorar la competitividad de las empresas y para que se puedan insertar exitosamente en un mundo cada vez más exigente. Vivimos en una época en la que ya no se debe hablar de RECURSOS HUMANOS, sino de CAPITAL HUMANO, por la escasez que hay de personas integralmente preparadas. Habrá grandes oportunidades para quienes se preparen integralmente, pero falta de trabajo para los que no. Y la definición ya no se resume en una preparación puramente académica, sino en lo que Lynne Fox definió como “competencias de liderazgo”, las que se componen de: la capacidad de resolver de problemas, pensamiento positivo, creatividad, innovación, empatía, capacidad de trabajar en equipo, iniciativa, manejo del tiempo inteligente, entre otras. Dos mil empresas de 24 países respondieron que éstas eran las habilidades que precisaban de sus futuros empleados y coinciden en buena medida con los resultados de la encuesta que realizaron las cámaras empresariales este pasado mes de febrero. Por otro lado, el equipo económico del actual gobierno ha destacado que será difícil mantener o incrementar los logros sociales ganados en la última década si no aumentamos la productividad. Y eso significa mejorar nuestra educación para que sea efectiva cuando llegue a las empresas, porque “productividad” claramente es educación e innovación aplicada. Las estadísticas que muestran la caída de jóvenes del sistema educativo son la “punta del iceberg”. No nos muestran el número de chicos que atienden clase, pero no tienen interés en aprender. Aprender requiere de una motivación interior del chico, de un compromiso, apasionarlos, cuando hoy están desconectados, aburridos y no ven para qué les sirve la educación que reciben. Este fenómeno ocurre en todo el mundo, pero se han desarrollado modelos educativos innovadores que apuntan a resolver este tema crítico, capacitando docentes para que cuenten con las habilidades y herramientas necesarias para que los chicos encuentren un “por qué” estudiar y progresar, fijándose metas claras y profundas. Se trata de modelos desarrollados por educadores, para educadores que apuntan a “cómo” enseñar, enfocándose en el joven y liberando su talento. El de mayor éxito se llama El Líder en Mí. Éste cuenta con un marco completo y único que permite a los chicos aprender efectivamente las habilidades y competencias necesarias para manejarse en un futuro que precisarán para un futuro totalmente incierto. Este modelo, aplicado hoy en más de 2.200 escuelas públicas y privadas en los cinco continentes mueve a más de un millón de docentes y alumnos y en encuestas realizadas por Westgate Research Inc., el 99% de los consultados confirmó que los resultados fueron positivos o muy positivos y el 87% muy probablemente lo recomendaría a otra escuela. Naturalmente no existe una única “bala de plata” para resolver el tema educativo, porque la problemática es compleja, pero quedó claramente establecido que el modelo arriba mencionado va en la dirección que toda la sociedad desea y se puede implementar sin demoras en el Uruguay, dependiendo de nuestro esfuerzo, voluntad y decisiones. Ver CV de los oradores Ver informe de la encuesta Gladys Gonzalez – resumen de su exposición Lynne Fox – resumen de su exposición